Elige tu idioma

Atención!!!: Todo el contenido que no se enlace completo en el blog puede verse en la web

Los cambios técnicos en la web de Escuchar la Voz del Señor / Caminocatolico.org van a suponer un trabajo adicional para quienes realizamos este blog, puesto que hay muchos enlaces con la página web que no funcionan. Vamos a irlos activando uno a uno y os pedimos un poco de paciencia. Eso afecta a algunas entradas anteriores a abril de 2011. Las actualizaciones nuevas todas deben tener los enlaces correctos. Todo el contenido completo de los enlaces que no se encuentren desde el blog lo encontrareis en la web caminocatolico.org pinchando AQUÍ

Bienvenido a Escuchar y a Dar

Este blog, no pretende ser un diario de sus autores. Deseamos que sea algo vivo y comunitario. Queremos mostrar cómo Dios alimenta y hace crecer su Reino en todo el mundo.

Aquí encontrarás textos de todo tipo de sensibilidades y movimientos de la Iglesia Católica. Tampoco estamos cerrados a compartir la creencia en el Dios único Creador de forma ecuménica. Más que debatir y polemizar queremos Escuchar la voluntad de Dios y Dar a los demás, sabiendo que todos formamos un sólo cuerpo.

La evangelización debe estar centrada en impulsar a las personas a tener una experiencia real del Amor de Dios. Por eso pedimos a cualquiera que visite esta página haga propuestas de textos, testimonios, actos, webs, blogs... Mientras todo esté hecho en el respeto del Amor del Evangelio y la comunión que siempre suscita el Espíritu Santo, todo será públicado. Podéís usar los comentarios pero para aparecer como texto central enviad vuestras propuestas al correo electrónico:

escucharlavoz@yahoo.es

Oremos todos para que la sabiduría de Jesús Resucitado presida estas páginas y nos bendiga abundamente.

Página web de Escuchar la Voz del Señor

Página web de Escuchar la Voz del Señor
Haz clic sobre la imagen para verla

domingo, 30 de septiembre de 2007

Santa Teresita del Niño Jesús, Patrona de las misiones / Autora: Coro Marín


"La Florecita", "Santa Teresita de Lisieux"

Fiesta: 1 de Octubre
Patrona de las misiones

Doctora de la Iglesia

"En el Corazón de mi Madre, la Iglesia,
yo seré el AMOR"


---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

BIOGRAFIA

Santa Teresa del Niño Jesús nació en la ciudad francesa de Alençon, el 2 de enero de 1873, sus padres ejemplares eran Luis Martin y Acelia María Guerin, ambos venerables. Murió en 1897, y en 1925 el Papa Pío XI la canonizó, y la proclamaría después patrona universal de las misiones. La llamó «la estrella de mi pontificado», y definió como «un huracán de gloria» el movimiento universal de afecto y devoción que acompañó a esta joven carmelita. Proclamada "Doctora de la Iglesia" por el Papa Juan Pablo II el 19 de Octubre de 1997 (Día de las misiones).

«Siempre he deseado, afirmó en su autobiografía Teresa de Lisieux, ser una santa, pero, por desgracia, siempre he constatado, cuando me he parangonado a los santos, que entre ellos y yo hay la misma diferencia que hay entre una montaña, cuya cima se pierde en el cielo, y el grano de arena pisoteado por los pies de los que pasan. En vez de desanimarme, me he dicho: el buen Dios no puede inspirar deseos irrealizables, por eso puedo, a pesar de mi pequeñez, aspirar a la santidad; llegar a ser más grande me es imposible, he de soportarme tal y como soy, con todas mis imperfecciones; sin embargo, quiero buscar el medio de ir al Cielo por un camino bien derecho, muy breve, un pequeño camino completamente nuevo. Quisiera yo también encontrar un ascensor para elevarme hasta Jesús, porque soy demasiado pequeña para subir la dura escalera de la perfección».

Teresa era la última de cinco hermanas - había tenido dos hermanos más, pero ambos habían fallecido - Tuvo una infancia muy feliz. Sentía gran admiración por sus padres: «No podría explicar lo mucho que amaba a papá, decía Teresa, todo en él me suscitaba admiración».

Cuando sólo tenía cinco años, su madre murió, y se truncó bruscamente su felicidad de la infancia. Desde entonces, pesaría sobre ella una continua sombra de tristeza, a pesar de que la vida familiar siguió transcurriendo con mucho amor. Es educada por sus hermanas, especialmente por la segunda; y por su gran padre, quien supo inculcar una ternura materna y paterna a la vez.

Con él aprendió a amar la naturaleza, a rezar y a amar y socorrer a los pobres. Cuando tenía nueve años, su hermana, que era para ella «su segunda mamá», entró como carmelita en el monasterio de la ciudad. Nuevamente Teresa sufrió mucho, pero, en su sufrimiento, adquirió la certeza de que ella también estaba llamada al Carmelo.

Durante su infancia siempre destacó por su gran capacidad para ser «especialmente» consecuente entre las cosas que creía o afirmaba y las decisiones que tomaba en la vida, en cualquier campo. Por ejemplo, si su padre desde lo alto de una escalera le decía: «Apártate, porque si me caigo te aplasto», ella se arrimaba a la escalera porque así, «si mi papá muere no tendré el dolor de verlo morir, sino que moriré con él»; o cuando se preparaba para la confesión, se preguntaba si «debía decir al sacerdote que lo amaba con todo el corazón, puesto que iba a hablar con el Señor, en la persona de él».

Cuando sólo tenía quince años, estaba convencida de su vocación: quería ir al Carmelo. Pero al ser menor de edad no se lo permitían. Entonces decidió peregrinar a Roma y pedírselo allí al Papa. Le rogó que le diera permiso para entrar en el Carmelo; el le dijo: «Entraréis, si Dios lo quiere. Tenía ‹dice Teresa‹ una expresión tan penetrante y convincente que se me grabó en el corazón».

En el Carmelo vivió dos misterios: la infancia de Jesús y su pasión. Por ello, solicitó llamarse sor Teresa del Niño Jesús y de la Santa Faz. Se ofreció a Dios como su instrumento. Trataba de renunciar a imaginar y pretender que la vida cristiana consistiera en una serie de grandes empresas, y de recorrer de buena gana y con buen ánimo «el camino del niño que se duerme sin miedo en los brazos de su padre».


Padres de Sta. Teresita
Luis Martin y Acelia María Guerin

A los 23 años enfermó de tuberculosis; murió un año más tarde en brazos de sus hermanas del Carmelo. En los últimos tiempos, mantuvo correspondencia con dos padres misioneros, uno de ellos enviado a Canadá, y el otro a China, y les acompañó constantemente con sus oraciones. Por eso, Pío XII quiso asociarla, en 1927, a san Francisco Javier como patrona de las misiones.

--------------------------------------------------------------------------------

ORACION DE STA. TERESITA
A LA VIRGEN MARIA


"Para que una hija
pueda a su madre querer,
es necesario que ésta
sepa llorar con ella,
que con ella comparta
sus penas y dolores.

¡Oh dulce Reina mía!,
cuántas y amargas lágrimas
lloraste en el destierro para ganar mi corazón,

¡oh Reina!
Meditando tu vida
tal como describe el Evangelio,
yo me atrevo a mirarte
y hasta a acercarme a ti.

No me cuesta creer que soy tu hija,
cuando veo que mueres,
cuando veo que sufres como yo".


--------------------------------------------------------------------------------

ORACION
A SANTA TERESITA


¡Santa Teresa del Niño Jesús! Durante tu corta vida en la tierra llegastes a ser espejo de pureza angélica, de amor fuerte como la muerte y de total abandono en manos de Dios. Ahora que gozas de las recompensas de tus virtudes, vuelve hacia mi tus ojos de misericordia, pues yo pongo toda mi confianza en ti.

Obtenme la gracia de guardar mi mente y corazón limpios como los tuyos, y que aborrezca sinceramente cuanto pueda de alguna manera empeñar la gloriosa virtud de la pureza, tan querida de nuestro Señor.

Encantadora rosa y reinecita, recuerda tus promesas de que jamás dejarías sin atender ninguna petición que te hiciera, que enviarías una lluvia de rosas y vendrías a la tierra para hacer el bien.

Con la confianza que me inspira tu poder ante el Sagrado Corazón imploro tu intercesión en mi provecho y me concedas esta gracia que yo tanto deseo (Mencione lo que desea).

Santa "Teresita", recuerda tu promesa de "hacer bien en la tierra" y que enviarías "lluvia de rosas" sobre quienes te invoquen. Obtenme de Dios las gracias que quiero de su infinita bondad. Que yo experimente el poder de tus oraciones en cualquier necesidad.

Consuélame en todas las amarguras de la vida presente, en especial cuando me llegue la hora de la muerte, para que yo sea digno de tener parte en la felicidad eterna de que tú disfrutas en el cielo. Amén.

Oración final

Padre celestial, por medio de Santa Teresa del Niño Jesús, quieres recordar al mundo el amor misericordioso que llena tu Corazón y que pongamos en El nuestra confianza como los niños en sus padres. Humildemente te damos gracias por haber coronado de tanta gloria a tu hija Teresa, siempre fiel, y por haberle dado el admirable poder de acercar a ti día tras día innumerables almas que te alaben eternamente.

¡Oh Señor! Tú dijiste: " Si no.....vuelven a ser como niños no podrán entrar en el Reino de los Cielos" (Mt 18,3). Concédenos, te rogamos, seguir las huellas de tu virgen Teresa con humildad y pureza de intención para que podamos alcanzar los premios eternos. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Compañeros de viaje / Autor: Teresa Fernández

Los ángeles son mensajeros de Dios. Se encargan de cuidarnos aquí en la Tierra. Debido a su naturaleza espiritual, los ángeles no pueden ser vistos ni captados por los sentidos. En algunas ocasiones muy especiales, con la intervención de Dios, han podido ser oídos y vistos materialmente. La reacción de las personas al verlos u oírlos ha sido de asombro y de respeto. Por ejemplo, el profeta Daniel y Zacarías.

La misión de los ángeles es amar, servir y dar gloria a Dios, ser sus mensajeros, cuidar y ayudar a los hombres. Ellos están constantemente en la presencia de Dios, atentos a sus órdenes, orando, adorando, vigilando, cantando y alabando a Dios y pregonando sus perfecciones. Se puede decir que son mediadores, custodios, protectores y ministros de la justicia divina.

Los ángeles nos comunican mensajes del Señor importantes en determinadas circunstancias de la vida. En momentos de dificultad, se les puede pedir luz para tomar una decisión, para solucionar un problema, actuar acertadamente, descubrir la verdad; por ejemplo tenemos las apariciones a la Virgen María, San José y Zacarías. Todos ellos recibieron mensajes de los ángeles.

Los ángeles presentan nuestras oraciones al Señor y nos conducen a Él. Nos acompañan a lo largo de nuestra vida y nos conducirán, con toda bondad, cuando muramos, hasta el Trono de Dios para nuestro encuentro definitivo con Él. Éste será el último servicio que nos presten, pero el más importante, pues al morir no nos sentiremos solos. Como ejemplo de ello, tenemos al arcángel Rafael cuando dice a Tobías: “Cuando ustedes oraban, yo presentaba sus oraciones al Señor” (Tob 12,12-16).

Los ángeles nos animan a ser buenos. Ellos ven continuamente el rostro de Dios, pero también ven el nuestro. Debemos tener presentes las inspiraciones de los ángeles para saber cómo obrar correctamente en todas las circunstancias de la vida. Como ejemplo de esto, tenemos el texto que nos dice: “Los ángeles se regocijan cuando un pecador se arrepiente” (Lc 15,10).

La misión de los ángeles es acompañar a cada hombre en el camino por la vida, cuidarlo en la tierra de los peligros de alma y cuerpo, protegerlo del mal y guiarlo en el difícil camino para llegar al Cielo. Se puede decir que es un compañero de viaje que siempre está al lado de cada hombre, en las buenas y en las malas. No se separa de él ni un solo momento. Está con él mientras trabaja, mientras descansa, cuando se divierte, cuando reza, cuando le pide ayuda y cuando no se la pide. No se aparta de él ni siquiera cuando pierde la gracia de Dios por el pecado. Le prestará auxilio para enfrentarse con mejor ánimo a las dificultades de la vida diaria y a las tentaciones que se presentan en la vida.

Para que la relación de la persona con el ángel custodio sea eficaz, necesita hablar con él, llamarle, tratarlo como el amigo que es. Así podrá convertirse en un fiel y poderoso aliado nuestro. Debemos confiar en nuestro ángel de la guarda y pedirle ayuda, pues además de que él nos guía y nos protege, está muy cerca de Dios y le puede decir directamente lo que queremos o necesitamos. Recordemos que los ángeles no pueden conocer nuestros pensamientos y deseos íntimos si nosotros no se los hacemos saber de alguna manera, ya que sólo Dios conoce exactamente lo que hay dentro de nuestro corazón. Los ángeles sólo pueden conocer lo que queremos intuyéndolo por nuestras obras, palabras, gestos, etc.

También se les pueden pedir favores especiales a los ángeles de la guarda de otras personas para que las protejan de determinado peligro o las guíen en una situación difícil.

Es muy fácil que nos olvidemos de la existencia de los ángeles por el ajetreo de la vida y principalmente porque no los vemos. Este olvido puede hacernos desaprovechar muchas gracias que Dios ha destinado para nosotros a través de los ángeles. Por esta razón, la Iglesia ha fijado estas dos festividades para que, al menos dos días del año, nos acordemos de los ángeles y los arcángeles, nos alegremos y agradezcamos a Dios el que nos haya asignado un ángel custodio y aprovechemos este día para pedir su ayuda.

Actualmente se habla mucho de los ángeles: se encuentran libros de todo tipo que tratan este tema; se venden “angelitos” de oro, plata o cuarzo; las personas se los cuelgan al cuello y comentan su importancia y sus nombres. Hay que tener cuidado al comprar estos materiales, pues muchas veces dan a los ángeles atribuciones que no le corresponden y los elevan a un lugar de semi-dioses, los convierten en “amuletos” que hacen caer en la idolatría, o crean confusiones entre las inspiraciones del Espíritu Santo y los consejos de los ángeles.

Es verdad que los ángeles son muy importantes en la Iglesia y en la vida de todo católico, pero son criaturas de Dios, por lo que no se les puede igualar a Dios ni adorarlos como si fueran dioses. No son lo único que nos puede acercar a Dios ni podemos reducir toda la enseñanza de la Iglesia a éstos. No hay que olvidar los mandamientos de Dios, los mandamientos de la Iglesia, los sacramentos, la oración, y otros medios que nos ayudan a vivir cerca de Dios.

sábado, 29 de septiembre de 2007

Angeles / Autor: Padre Jordi Rivero



«He pensado que estos ángeles pueden volar porque no se encuentran bajo la gravitación de las cosas materiales de la tierra, sino en la gravitación del amor del Resucitado; y que podríamos volar si nos saliéramos algo de la gravitación de los material y entráramos en la nueva gravitación del Resucitado». -Benedicto XVI, 3 Marzo, 2007

v Los ángeles están de moda-Libros, películas…
-Es bueno que se hable de los ángeles mientras que se hable la verdad.
-Desafortunadamente lo que abunda es fantasía que responde al afán de novedades. Se dice que los ángeles son: Energía; dioses; Seres humanos re-encarnados o que los seres humanos seremos ángeles.

v La respuesta a estos errores no es rechazar a los ángeles sino conocerlos bien, según la revelación de Dios. Veamos porque conocer y recibir bien a los ángeles es importante.

v Recordemos: Los ángeles buenos nunca son agentes independientes, nunca se centran en si mismos. SIEMPRE están al servicio de Dios y siempre nos guían a la Verdad plena que es Jesucristo. Cuidado con historias de ángeles que ignoran o contradicen la fe cristiana. Los ángeles de Dios son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" (Sal 103, 20). CIC 329

v Los ángeles existen.
o Es doctrina de la fe católica, fundamenta en las Sagradas Escrituras y en la unanimidad de la Tradición Apostólica. “Confirmado en el Concilio Lateranense IV (1215), cuya formulación ha tomado el Concilio Vaticano I en el contexto de la doctrina sobre la creación (Const. De fide Cath... DS 3002). “ Ver CIC 328s.
o En el Credo proclamamos y confesamos a Dios creador de todo lo invisible e invisible.

v Angeles buenos y demonios.
o Dios creó a todos los ángeles para compartir su felicidad eterna. Pero los ángeles fueron probados y una porción de ellos se rebeló contra Dios. “ángeles llamados a declararse en favor de Dios o contra Dios mediante un acto radical e irreversible de adhesión o de rechazo de su voluntad de salvación”. (JP2, 30,VII,86)
o Destino: San Pedro: Jesús "está a la diestra de Dios, después de haber ido al cielo, una vez sometidos a El ángeles, potestades y poderes" (1 Pe 3, 22).

v Naturaleza angelical
o Seres espirituales, no corporales CIC 328
o Los ángeles y los seres humanos son de diferente naturaleza. Ni los hombres se convierten en ángeles ni los ángeles en hombres.
o Los ángeles no tienen "cuerpo" (si bien en determinadas circunstancias se manifiestan bajo formas visibles a causa de su misión en favor de los hombres), y por tanto no están sometidos a la ley de la corruptibilidad que une todo el mundo material. Jesús mismo, refiriéndose a la condición angélica, dirá que en la vida futura los resucitados "no pueden morir y son semejantes a los ángeles" (Lc 20, 36). (JPII; 6,VIII,86)
o Son inmortales" Cf CIC 330.
o Tienen inteligencia y voluntad.
o Superan en perfección a todas las criaturas visibles.
o “Los ángeles son seres personales y, en cuanto tales, son también ellos, "imagen y semejanza" de Dios.

v Ordenes y grados de ángeles
o “La Sagrada Escritura se refiere a los ángeles utilizando también apelativos no sólo personales (como los nombres propios de: Rafael, Gabriel, Miguel), sino también "colectivos" (como las calificaciones de: Serafines, Querubines, Tronos, Potestades, Dominaciones, Principados), así como realiza una distinción entre Ángeles y Arcángeles. Aún teniendo en cuenta el lenguaje analógico y representativo del texto sacro, podemos deducir que esto seres-personas, casi agrupados en sociedad, se subdividen en órdenes y grados, correspondientes a la medida de su perfección y a las tareas que se les confía. Los autores antiguos y la misma liturgia hablan también de los coros angélicos (nueve, según Dionisio el Areopagita). La teología, especialmente la patrística medieval, no ha rechazado estas representaciones, tratando en cambio de darle una explicación doctrinal y mística, pero sin atribuirles un valor absoluto.” (JPII, 6, VIII,86)
o Algunos autores y místicos, dividen a los ángeles entre Asistentes al Trono Divino (los grados mas altos) y Mensajeros de Dios que cumplen diversas misiones por encargo suyo.

v Aunque la Biblia habla de siete arcángeles (Cf Tb 12,15, Ap 1,4) solo revela el nombre de tres. Estos son los que la Iglesia honra con culto litúrgico: Miguel, Gabriel y Rafael.
o La fiesta de los arcángeles es el 29 de septiembre.
o Cada uno de los nombres termina con “El” que significa “Dios”.
o El primero es Miguel Arcángel (cf. Dan 10, 13. 20; Ap 12, 7; Jdt 9).
§ Su nombre expresa sintéticamente la actitud esencial de los espíritus buenos. "Mica-El" significa en efecto: "¿Quién como Dios?".
§ En este nombre se halla expresada la elección salvífica gracias a la cual los ángeles "ven la faz del Padre" que está en los cielos.
o El segundo es Gabriel: figura vinculada sobre todo al misterio de la Encarnación del Hijo de Dios (cf. Lc 1, 19. 26).
§ Gabri-El significa: "Mi poder es Dios" o "Poder de Dios", como para decir que el culmen de la creación, la Encarnación es el signo supremo del Padre Omnipotente.
o El tercer arcángel se llama Rafael.
§ "Rafa-El" significa: "Dios cura". Él se ha hecho conocer por la historia de Tobías en el Antiguo Testamento (cf. Tob 12. 15. 20, etc.).

v Cada una de estas tres figuras: Mica-El, Gabri-El y Rafa-El reflejan de modo particular la verdad contenida en la pregunta planteada por el autor de la Carta a los Hebreos: "¿No son todos ellos espíritus administradores, enviados para servicio en favor de los que han de heredar la salud?" (Heb 1, 14).” (JPII, 6, VIII,86)
o Los nombres de los otros cuatro arcángeles (San Uriel, San Barachiel ó Baraquiel, San Jehudiel, Saeltiel) no aparecen en la Biblia. Se encuentran en los libros apócrifos de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica. Estos nombres pueden tenerse como referencia pero no son doctrina de la Iglesia ya que provienen de libros que no son parte del canon de la Sagrada Escritura.

v Nos acercamos a los ángeles a medida que estamos en gracia de Dios:
o "Vosotros os habéis allegado al Monte Sión, a la Jerusalén Celestial y a las miríadas de Ángeles..." Hebreos 12,22. (Cf. Ap. 5,11 y Mt. 26,53).
o Aunque invisibles, tienen una misión de gran importancia para nosotros.
o Vemos además que son innumerables.

v Que hacen los ángeles buenos
o La Sagrada Escritura les llama “ángeles” de “angelus” significa “mensajero”.

§ El término hebreo “malak” utilizado en el A.T. significa “delegado” o “embajador”
o San Agustín dice respecto a ellos "El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel". CIC 329
o Fueron creados, como los hombres, conocer, amar y servir a Dios.
o Ante todo los ángeles adoran a Dios.

§ “Con todo su ser, los ángeles son servidores y mensajeros de Dios. Porque contemplan "constantemente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt 18, 10), son "agentes de sus órdenes, atentos a la voz de su palabra" (Sal 103, 20). CIC 329

§ “Lo dice Jesús mismo: "Sus ángeles ven de continuo en el cielo la faz de mi Padre, que está en los cielos" (Mt 18, 10). Ese "ver de continuo la faz del Padre" es la manifestación más alta de la adoración de Dios. Se puede decir que constituye esa "liturgia celeste", realizada en nombre de toso el universo, a la cual se asocia incesantemente la liturgia terrena de la Iglesia, especialmente en sus momentos culminantes. Baste recordar aquí el acto con el que la Iglesia, cada día y cada hora, en el mundo entero, antes de dar comienzo a la plegaria eucarística en el corazón de la Santa Misa, se apela "a los Ángeles y a los Arcángeles" para cantar la gloria de dios tres veces Santo, uniéndose así a aquellos primeros adoradores de Dios, en el culto y en el amoroso conocimiento del misterio inefable de su santidad.” (JPII; 6, VIII,86)

§ “Los Salmos de modo especial se hacen intérpretes de esa voz cuando proclaman, por ejemplo: "alabad al Señor en el cielo, alabad al Señor en lo alto. Alabadlo, todos sus ángeles..." (Sal 148, 1-2). De modo semejante el Salmo 102 (103): "Bendecid a Yahvé vosotros sus ángeles, que sois poderosos y cumplís sus órdenes, prontos a la voz de su palabra" (Sal 102/103, 20). “ (JPII; 30,VII,86)
o Toman parte en el gobierno de Dios sobre la creación como poderosos ejecutores de sus órdenes.
o Dios también los asigna a cuidar cada nación. Cf. Daniel 10, 13-21.
o También el cuidado de las iglesias: Apocalipsis 1:20 “las siete estrellas son los Angeles de las siete Iglesias”
o Dios les ha confiado en particular un cuidado y solicitud para con los hombres

§ Presentan a Dios las peticiones y oraciones del los hombres. Tobías 3,16-17 “Fue oída en aquel instante, en la Gloria de Dios, la plegaria de ambos y fue enviado Rafael a curar a los dos: a Tobit, para que se le quitaran las manchas blancas de los ojos y pudiera con sus mismos ojos ver la luz de Dios; y a Sara la de Raquel, para entregarla por mujer a Tobías, hijo de Tobit, y librarla de Asmodeo, el demonio malvado.”

§ Nos ayudan a ser fieles al Señor y cumplir nuestra misión

§ Salmo 91,11-12 “El dará orden sobre ti a sus ángeles de guardarte en todos tus caminos. Te llevarán ellos en sus manos, para que en piedra no tropiece tu pie”

§ Tobías 12,6 “Entonces Rafael llevó aparte a los dos y les dijo: «Bendecid a Dios y proclamad ante todos los vivientes los bienes que os ha concedido, para bendecir y cantar su Nombre. Manifestad a todos los hombres las acciones de Dios, dignas de honra, y no seáis remisos en confesarle.”
o “Son también los ángeles quienes "evangelizan" (Lc 2, 10) anunciando la Buena Nueva de la Encarnación, y de la Resurrección de Cristo.” CIC 333.

§ A los pastores “La gloria del Señor los envolvió con su luz y se llenaron de temor” “No temáis pues os anuncio una gran alegría que lo será para todo el pueblo… ”
o Tienen por lo tanto una función de mediación y ministerio en las relaciones entre Dios y los hombres.
§ ¿Pero no dice Pablo que solo Jesús es mediador? Si. Pero los ángeles y los santos le ayudan. Dios ha querido compartir su obra de salvación.
§ Pablo a los Hebreos: a Cristo se la ha dado un “nombre”, y por tanto un ministerio de mediación, muy superior al de los ángeles” cf. Heb 1,4.
o “Cristo es el centro del mundo de los ángeles y de toda la creación. Los ángeles le pertenecen: "Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria acompañado de todos sus ángeles... (Mt 25, 31). Le pertenecen porque fueron creados por y para El: "Porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él" (Col 1, 16). CIC 331

§ (Jesús) “los ha hecho mensajeros de su designio de salvación: "¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?" (Hb 1, 14). CIC 331

v Actúan desde la creación y a lo largo de toda la historia de la salvación
o los encontramos, anunciando la salvación y sirviendo al designio divino de su realización:
o Cierran el paraíso terrenal
o protegen a Lot
o salvan a Agar y a su hijo
o detienen la mano de Abraham
o la ley es comunicada por su ministerio (Cf. Hch 7, 53)
o conducen el pueblo de Dios
o anuncian nacimientos y vocaciones
o asisten a los profetas
o Finalmente, el ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor y el de Jesús.

v “De la Encarnación a la Ascensión, la vida del Verbo encarnado está rodeada de la adoración y del servicio de los ángeles” CIC 333.
o Cuando Dios introduce "a su Primogénito en el mundo, dice: `adórenle todos los ángeles de Dios'" (Hb 1, 6).
o Gabriel anuncia el nacimiento de Juan Bautista Cf. Lc, 1,11
o Es enviado a la Virgen María para comunicarle la elección divina y pedirle su FIAT Cf. Lc 1, 26-37
o Un ángel avisa a San José sobre la encarnación y sobre su misión.
§ Mateo 1,20-21 “El Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.»o Anuncian a los Pastores el nacimiento y cantas alabanzas por el: "Gloria a Dios... (Lc 2, 9-14)
o Protegen la infancia de Jesús ante el peligro de Herodes Cf. Mt 2,13
o Sirven a Jesús en el desierto. Cf Mt 4,11
o En Getsemaní. Lo reconfortan en la agonía, cuando El habría podido ser salvado por ellos de la mano de sus enemigos como en otro tiempo Israel.
o Después de la resurrección de Cristo un ángel se apareció en forma de un joven y le dijo a las mujeres que habían acudido al sepulcro y estaban sorprendidas por el hecho de encontrarlo vacío: "No os asustéis. Buscáis a Jesús Nazareno, el crucificado; ha resucitado, no está aquí... Pero id a decir a sus discípulos..." (Mc 16, 6-7).
o María Magdalena, que se ve privilegiada por una aparición personal de Jesús, ve también a dos ángeles (Jn 20, 12-17; cf. también Lc 24, 4).
o Ascensión. Los ángeles "se presentan" a los Apóstoles para decirles: "Hombre de Galilea, ¿qué estáis mirando al cielo? Ese Jesús que ha sido arrebatado de entre vosotros al cielo, vendrá como le habéis visto ir al cielo" (Hch 1, 11).

v En la segunda venida de Cristo, la “parusía” anunciada por los ángeles, éstos estarán presentes al servicio del juicio del Señor Cf Mt 25, 31.
o El Hijo del hombre... vendrá en la gloria de su Padre con los santos ángeles. (Cf. Mc 8, 38; Mt 16, 27; Lc 9, 26; 2 Tes 1, 7.
o “(Jesús) atribuye a los ángeles la función de testigos en el supremo juicio divino sobre la suerte de quien ha reconocido o renegado a Cristo: "A quien me confesare delante de los hombres, el Hijo del hombre le confesará delante de los ángeles de Dios" (Lc 12, 8-9; cf. Ap 3, 5). Estas palabras son significativas porque si los ángeles toman parte en el juicio de Dios, están interesados en la vida del hombre.” -(JPII, 6, VIII,86)

v “Se puede, por tanto, decir que los ángeles, como espíritus puros, no sólo participan en el modo que les es propio de la santidad del mismo Dios, sino que en los momentos-clave rodean a Cristo y lo acompañan en el cumplimiento de su misión salvífica respecto a los hombres. De igual modo también toda la Tradición y el Magisterio ordinario de la Iglesia ha atribuido a lo largo de los siglos a los ángeles este carácter particular y esta función de ministerio mesiánico.” -(JP2, 30,VII,86)

v Los ángeles en la vida de la Iglesia
- “Toda la vida de la Iglesia se beneficie de la ayuda misteriosa y poderosa de los ángeles”. -CIC 334
-En Los Hechos de los Apóstoles aparece la solicitud de los ángeles por el hombre y su salvación:
-El ángel de Dios libera a los Apóstoles de la prisión (cf. Hch 5, 18-20),
-Libera a Pedro, que estaba amenazado de muerte por la mano de Herodes (cf. Hch 12, 5-10)
-El ángel guía la actividad de Pedro respecto al centurión Cornelio, el primer pagano convertido (Hch 10, 3-8; 11, 12-13).
-Guía al diácono Felipe en el camino de Jerusalén a Gaza (Hch 8, 26-29).
-En su liturgia, la Iglesia se une a los ángeles para adorar al Dios tres veces santo. El cántico de alabanza en el nacimiento de Jesús resuena en la liturgia.
-Invoca su asistencia (así en el "Supplices te rogamus..." ["Te pedimos humildemente..."] del Canon romano.
-En la liturgia de los difuntos: "In Paradisum deducant te angeli..." ["Al Paraíso te lleven los ángeles..."]

2 de octubre: Angeles Custodios (Angel de la guarda)


Desde la infancia a la muerte, la vida de humana esta rodeada de su custodia. "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida". Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios. CIC 336

La vida humana comienza en el momento de la concepción. Es en ese momento que Dios crea nuestra alma y se deduce que es entonces cuando se nos asigna el ángel custodio. Los ángeles custodios están encargados de velar por cada uno de nosotros, protegiéndonos de los peligros y alentando nuestra vida en Cristo. Deberíamos ser agradecidos con nuestro ángel e invocar su protección y guía.

Fundamentos Bíblicos:

Exodo 23, 20-23a: Así habla el Señor: «Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti.»

Mateo 18,10: Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos.

San Basilio: "Todo fiel tiene junto a sí un ángel como tutor y pastor, para llevarlo a la vida" (cf. San Basilio, Adv, Eunomium, III, 1; véase también Santo Tomás, S. Th., I, q. 11, a. 3).

La Iglesia recomienda el recurso a su protección.
La Iglesia celebra la fiesta de los ángeles custodios desde el Siglo XVII. Fue instituida por el Papa Clemente X.

Muchos santos han dado testimonio de una bella relación con sus ángeles custodios:
Sta. Francisca Romana veía a su ángel custodio

Oración

Angel santo de la guarda,
compañero de mi vida,
tú que nunca me abandonas,
ni de noche ni de día.

Aunque espíritu invisible,
sé que te hallas a mi lado,
escuchas mis oraciones
y cuentas todos mis pasos.

En las sombras de la noche,
me defiendes del demonio,
tendiendo sobre mi pecho
tus alas de nácar y oro.

Angel de Dios, que yo escuche
tu mensaje y que lo siga,
que vaya siempre contigo
hacia Dios, que me lo envía.

Testigo de lo invisible,
presencia del cielo amiga,
gracias por tu fiel custodia,
gracias por tu compañía.

En presencia de los ángeles,
suba al cielo nuestro canto:
gloria al Padre, gloria al Hijo,
gloria al Espíritu Santo. Amén.

Himno de la Liturgia de las Horas

El Reino obra de Dios / Autora Mónica Heller

Señor, ayúdame a ser un cristiano
tan consciente, que me dé cuenta
de mis propias limitaciones;
tan valiente, que no me hunda
ante las inevitables dificultades de la vida;
y tan humilde que llegue a descubrir
que, sin Ti, nunca sabré llevar
mi cruz de cada día.
Haz, Señor, que cuando me llegue
el dolor o la prueba, no la mire nunca
como un castigo que Tú me envías,
sino como una oportunidad que me brindas
de poder demostrarte que mi amor
es serio y que soy consecuente
con la fe que profeso.
Que el dolor, Señor,
me haga cada vez más maduro,
como persona y como cristiano;
que me haga más comprensivo con los demás;
que me haga más amable, más tierno
y más humano; que cuando el dolor
llegue a mi puerta, lejos de hacerme
el mártir o de tomar actitudes
de víctima propiciatoria, sepa repartir
paz y alegría en medio de los que me rodean.
Amén.

El Reino de Dios no debemos hacerlo apoyados en nuestras fuerzas, sabiduría y cualidades, ni en técnicas y estrategias humanas, sino en el nombre de Jesús y en Su fuerza. Porque no es tarea humana, sino sobrenatural. Por eso, cuando nuestro trabajo apostólico no da fruto, ¿no será que nos apoyamos más en nuestras fuerzas que en las de Jesús, que las hacemos más en nuestro nombre que en el Su yo? ¿No será que, en vez de orar y pedir la ayuda y luz del Señor, nos preocupan más –y a veces sólo- las estrategias, técnicas y métodos humanos? San Agustín aconsejaba: “Antes de permitir a la lengua que hable, el apóstol debe elevar a Dios su alma sedienta, con el fin de dar lo que hubiere bebido y esparcir aquello de que la haya llenado”. Señor, que no olvide que el Reino es tu obra, no la mía, y sin contar contigo nada lograré.

Buscar lo mejor / Autores: Franciscanos de Corazón

Somos lo que elegimos, lo que optamos. Dios no impone nada, solamente ofrece, dejando al hombre la libertad de decidir. Muchos prefieren las joyas, los coches, los caminos fáciles. Hay sendas para los más variados deseos, pero hay cosas que la herrumbre no corroe. Son los ideales nobles, el bien, la fraternidad, la alegría, el Evangelio.

¿Por qué será tan difícil preferir la paz en lugar de la guerra; el amor, en lugar del odio; la generosidad, en lugar del egoísmo; la acción, en lugar de la comodidad; la confianza, en lugar del orgullo; el perdón, en lugar de la envidia; el desprendimiento y la pobreza, en lugar de la satisfacción; el corazón de niño, en lugar de la vanidad ?

¿ Por qué será tan difícil elegir al Creador en lugar de la criatura; el sacrificio, la renuncia, lo correcto, lo humano, el deber, en lugar del placer ?
¡Ojalá que todos sepan optar: los padres, las madres, los jóvenes, los niños!
En todo momento debemos decidir.
Podemos siempre escoger las cosas mejores:
la luz, en lugar de las tinieblas;
la comunión de vida, en lugar de la soledad;
la unión, en lugar de las separaciones;
la verdad, en lugar de la mentira;
Dios, los hombres y la familia, en lugar de la evasión y de la irresponsabilidad.

Para ser feliz, decídete por lo verdadero, lo justo, lo difícil.
Felicidad es sinónimo de sacrificio, de renuncia, de abnegación. En todo tiempo lleva a tus hermanos a vivir la fraternidad.
El mundo necesita de fraternidad, la que depende de ti y de tus elecciones. Trata con amabilidad a todos. El pasajero que viaja a tu lado no es tu enemigo ni tu competidor. Es un hermano a quien debes tratar con amabilidad.
No rezongues con el fin de desahogarte. Busca consolar, más que ser consolado. Y, aunque sea sin darte cuenta, serán recompensadas las benevolencias de tu corazón.
Nunca es tarde para hacer el bien, para ser hermano, para decir; cuenta conmigo.
La decisión es tuya.
Piensa y resuélvete siempre para lo mejor.

Entre tú y Dios / Enviado por Julio Orellana

A veces las personas son egoístas, ilógicas e insensatas.. .
Aún así, perdónalas.
Si eres amable, las personas pueden acusarte de egoísta e interesado.. .
Aún así, sé gentil.
Si eres vencedor, tendrás algunos falsos amigos y algunos enemigos verdaderos.. .
Aún así, vence.
Si eres honesto y franco, las personas pueden engañarte...
Aún así, sé honesto y franco.
Lo que tardaste años para construir, alguien puede destruirlo de una hora para otra.
Aún así, construye.
Si tienes paz y eres feliz, las personas pueden sentir envidia...
Aún así, sé feliz.
El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana...
Aún así, haz el bien.
Da al mundo lo mejor de ti, aunque eso pueda nunca ser suficiente.
Aún así... da lo mejor de tí mismo.
Y recuerda que, a fin de cuentas...
Es entre tú y Dios, nunca fue entre tú y ellos...

El Ángel de la inspiración / Autora: Vivy

Soy el Ángel de la inspiración.
Cuanto me gustaría estar siempre en tu vida llenándote de ilusiones bellas, ideales divinos y logrando su cristalizació n porque tu eres la razón de mi alegría; tu me has traído hasta aquí para elevar tus pensamientos recuerdas.

Muchas veces me has llamado y siempre he acudido, pero después has olvidado de mí. Hoy sin embargo, he recibido una encomienda especial. Nuestro Padre divino te envía suspiros de amor para que los deposites en tu vida... En tu espacio... en tu día Y por eso entre fulgores Celestiales, luces de colores y aromas de flores, me presento ante ti para llevarte en divino éxtasis hasta los Cielos infinitos del Amor.

Escucharas nuestras voces angelicales, conocerás donde embelesados observamos tu vida cada vez que te motiva algún pensamiento de Amor inspirado desde aquí tu hogar Celestial. Ahora cierra los ojos y aspira profundamente escucha con tu corazón.
El Amor flota sobre ti....
el Amor se impregna en tu aura....
el Amor.

Las tres Avemarías / Autor: P. Ángel Peña Benito, O.A.R.

En las Revelaciones de santa Matilde se lee que la Virgen María le dijo
con relación a su petición frecuente de que la asistiera en la hora de
la muerte:

Sí, lo haré; pero quiero que por tu parte me reces diariamente tres
avemarías, conmemorando en la primera el poder recibido del Padre eterno;
en la segunda, la sabiduría con que me adornó el Hijo y, en la tercera,
el amor de que me colmó el Espíritu Santo.

Esta devoción de las tres avemarías fue recomendada por algunos Papas
como Pío IX, que las rezaba cada día después de cada misa. Y esta
costumbre de rezar tres avemarías después de la misa, la extendió el Papa
León XIII a todos los sacerdotes de la Iglesia. Muchos santos también
aconsejaron esta devoción, especialmente, san Leonardo de Puerto Mauricio y
san Alfonso María de Ligorio.

¡Cuántas personas han podido comprobar en su propia vida la eficacia de
esta devoción de las tres avemarías! Un pequeño obsequio, ofrecido a
María, nos puede obtener la salvación, aunque sólo sea un avemaría.
Veamos algunos ejemplos.

- Un famoso sacerdote, que tanto escribió en la prensa francesa, con el
seudónimo de Pierre L´Ermite, contaba el siguiente suceso como
auténtico:

Un maestro impío había descristianizado a sus alumnos en los diferentes
lugares en que había sido profesor. Al llegar la segunda guerra
mundial, se unió a un grupo de fugitivos. Pero los muchos sufrimientos que
debía soportar en los montes, lo llevaron a la desesperación y decidió
quitarse la vida. Se separó de sus compañeros y se sentó junto a un
árbol, sacando su revólver, con el que quería darse muerte. Pero, en ese
momento, acordándose de una costumbre que había tenido en su infancia y
que había olvidado durante 40 años, comenzó a rezar tres avemarías.
Apenas terminó de rezarlas, sintió una fuerza sobrenatural y desechó la idea
del suicidio uniéndose a sus compañeros. A partir de ese momento,
comenzó una auténtica vida cristiana, que procuraba inculcar a todos los
que encontraba. Las tres avemarías de última hora, le habían obtenido la
gracia de la vida y de la conversión.

TESTIMONIOS-

En 1959, el padre redentorista Luis Larrauri confesó a un mudo. Dice
así: Después de haber dirigido una misión popular, el hijo de un
caballero me suplicó que fuera a confesar a su padre, que llevaba tres meses
mudo y estaba gravísimo por efectos de una embolia. Fui a su casa y
entré en la habitación del enfermo. Le dije:

- Esté usted tranquilo, yo le haré preguntas y usted me responde sí o
no con la cabeza.

Entonces, el caballero rompió a llorar. Y con voz alta y distinta se
confesó. ¡Yo no salía de mi asombro! Y él me dijo:

- Padre, usted va a comprender inmediatamente por qué hablo en estos
momentos. Desde los diez años tomé la costumbre de rezar por la mañana y
por la tarde las tres avemarías, que me aconsejaron los misioneros.
Desde los catorce años, perdí toda práctica religiosa, menos las tres
avemarías. Ningún día las omití, pidiendo también la gracia de no morir sin
hacer una buena confesión, porque necesitaba confesarme bien desde mi
primera comunión a los ocho años…

Al terminar la confesión, quedó mudo otra vez. A las doce de la noche,
de ese mismo día, había muerto en la paz de Dios.

- Un misionero del Perú contaba que, en 1967, hizo una visita turística
a un pueblecito de la cordillera de los Andes. Al regresar, el coche
se averió en un pequeño poblado perdido en la inmensidad de aquellos
montes. Mientras el mecánico arreglaba el coche, se le acercó un hombre de
mediana edad que, dirigiéndose a él, que llevaba sotana, le dijo:

- Padrecito, le ruego venga conmigo a mi casa, porque mi madre anciana
está muy enferma y quiere un sacerdote. El sacerdote más próximo está a
300 km de aquí y no hay tiempo para ir a buscarlo, porque puede
morirse en cualquier momento.

Al llegar el sacerdote a su casa, la anciana le dijo que, durante toda
su vida, le había pedido a Dios la gracia de no morir sin confesión,
rezando tres avemarías por esta intención. Y Dios le concedía ahora esa
gracia por medio un sacerdote, que se había detenido en el poblado por
efecto de una avería, que Dios había permitido, para ayudar a aquella
anciana a morir bien confesada y preparada para el viaje a la eternidad.
Ciertamente, las tres avemarías, rezadas todos los días a la Virgen, le
habían obtenido esa gracia de Jesús por intercesión de María.

- Otro misionero, párroco en el Cuzco (Perú), decía: En mi extensa
parroquia y con la colaboración de los catequistas, he difundido la
devoción de las tres avemarías. En junio de 1969, pasé por una hacienda muy
alejada ,cuyo dueño era anciano. Había sido seminarista, pero se había
unido a su esposa sin casarse por la Iglesia. Aproveché la visita para
dejarle una estampa sobre la devoción de las tres avemarías,
recomendándole que las rezara todos los días.

A fines de octubre, vinieron a buscarme para que fuera con urgencia a
visitarlo, porque estaba muy grave y quería recibir los sacramentos. Me
dijo que había rezado todos los días las tres avemarías y que quería
confesarse y casarse con la bendición de Dios. Media hora después del
matrimonio y de recibir la comunión, murió en la paz de Dios.
Una vez más, María había demostrado que el pequeño obsequio de las tres
avemarías lo tomaba muy en serio, para recomendar a sus devotos ante
el tribunal de Dios.

- Un misionero redentorista contaba que, en 1959, envió la estampa con
la devoción de las tres avemarías a diez mil enfermos. Al poco tiempo,
le llamaba un hombre ilustre en el mundo de las Letras y de la
Jurisprudencia, al que conocía desde hacía ocho años. Le dijo que quería
confesarse, después de más de cincuenta años. El misionero le preguntó:

- ¿Por qué?
- Desde que recibí su carta, tomé la estampa y empecé a rezar las tres
avemarías. Y esta mañana he sentido el impulso de confesarme.

Y el padre dice: Lo confesé y, al mes exacto, moría de repente con la
alegría de estar bien confesado, pues se había confesado de nuevo dos
días antes de morir.

El arte de dar lo que no se tiene / Autor: José Luis Martín Descalzo

A Gerard Bessiere le ha preguntado alguien cómo se las arregla para estar siempre contento. Y Gerard ha confesado cándidamente que eso no es cierto, que también él tiene sus horas de tristeza, de cansancio, de inquietud, de malestar. Y entonces, insisten sus amigos, ¿cómo es que sonríe siempre, que sube y baja las escaleras silbando infallablemente, que su cara y su vida parecen estar siempre iluminadas?. Y Gerard ha confesado humildemente que es que, frente a los problemas que a veces tiene dentro, él "conoce el remedio, aunque no siempre sepa utilizarlo: salir de uno mismo", buscar la alegría donde está (en la mirada de un niño, en un pájaro, en una flor) y, sobre todo, interesarse por los demás, comprender que ellos tienen derecho a verle alegre y entonces entregarles ese fondo sereno que hay en su alma, por debajo de las propias amarguras y dolores. Para descubrir, al hacerlo, que cuando uno quiere dar felicidad a los demás la da, aunque él no la tenga, y que, al darla, también a él le crece, de rebote, en su interior.

Me gustaría que el lector sacara de este párrafo todo el sabroso jugo que tiene. Y que empezara por descubrir algo que muchos olvidan: que ser feliz no es carecer de problemas, sino conseguir que estos problemas, fracasos y dolores no anulen la alegría y serenidad de base del alma. Es decir: la felicidad está en la "base del alma", en esa piedra sólida en la que uno está reconciliado consigo mismo, pleno de la seguridad de que su vida sabe adónde va y para qué sirve, sabiéndose y sintiéndose nacido del amor. Cuando alguien tiene bien construida esa base del alma, todos los dolores y amarguras quedan en la superficie, sin conseguir minar ni resquebrajar la alegría primordial e interior.

Luego está también la alegría exterior y esa depende, sobre todo, del "salir de uno mismo". No puede estar alegre quien se pasa la vida enroscado en sí mismo, dando vueltas y vueltas a las propias heridas y miserias, autocomplaciéndose. Lo está, en cambio, quien vive con los ojos bien abiertos a las maravillas del mundo que le rodea: la Naturaleza, los rostros de sus vecinos, el gozo de trabajar.

Y, sobre todo, interesarse sinceramente por los demás. Descubrir que los que nos rodean "tienen derecho" a vernos sonrientes cuando se acercan a nosotros mendigando comprensión y amor.

¿Y cuando no se tiene la menor gana de sonreír? Entonces hay que hacerlo doblemente: porque lo necesitan los demás y lo necesita la pobre criatura que nosotros somos. Porque no hay nada más autocurativo que la sonrisa. "La felicidad -ha escrito alguien- es lo único que se puede dar sin tenerlo". La frase parece disparatada, pero es cierta: cuando uno lucha por dar a los demás la felicidad, ésta empieza a crecernos dentro, vuelve a nosotros de rebote, es una de esas extrañas realidades a las que sólo podemos acercarnos cuando las damos. Y éste puede ser uno de los significados de la frase de Jesús: "Quien pierde su vida, la gana", que traducido a nuestro tema podría expresarse así: "Quien renuncia a chupetear su propia felicidad y se dedica a fabricar la de los demás, terminará encontrando la propia". Por eso sonriendo cuando no se tienen ganas, termina uno siempre con muchísimas ganas de sonreír.

Dios no se da por vencido / Autora: Graciela Gutierrez

"Y Dios amo tanto al mundo que nos dio a su único Hijo. Quien crea en El no perecerá y tendrá vida eterna" ( Juan 3,16)

Esta es la joya, esperanza de la Biblia ..."Dios amo tanto al mundo que nos dio a su único Hijo"

Muchas de las veces metemos las narices donde no debemos, creemos que obtendremos algo y solo resulto caos, nos quedamos casi sin respirar. Menciona Max Lucado en su documental Juan 3: 16:

"En un establo había una vaquita que metió su nariz en un bote de pintura y ya no la pudo sacar, difícilmente podía respirar. Cuando vinieron a ayudarla huyo, y la persiguieron por tres días hasta que lograron lazarla y quitarle el bote de la nariz."

Asi somos los humanos Dios nos busca, nos trata de ayudar y huimos.
"¿Conocen a ustedes gente de corazón duro? Ofrezcanle este corazón duro al Señor". Saquemos la tensión descansemos con confianza en Dios.

"¿Conocen gente que mete la nariz donde no deba meterla?". Pues así surgen los problemas, el caos, la guerra, corazones destruidos. ¿Son ustedes personas enlatadas que no se dejan ayudar?. Cuando Dios viene a ayudarlos escapan, corren?

Demos esperanza y creemos corazones suaves que descansen en Dios,respiremos lento y tranquilos que Dios todo lo ve. ¿Que hay crueldad y locura en el mundo? Si el mundo es duro, pero nuestro corazón no. El mundo es duro y cruel pero nuestro corazón no tiene que ser así.

Cuantas almas mal nutridas, cuantas personas deshidratadas, cuantas personas hambrientas, cuantas niños abusados, cuantos rompe corazones y Dios ve ese mundo y aun así El nos ama. PORQUE DIOS NO SE DA POR VENCIDO, nos busca, nos sigue, nos ama.
Es tu corazón duro elevalo a Dios.
Max Lucado en su gradación Juan 3:16

Un abrazo hermanos católicos y amigos con mucho cariño el Señor los colme de bendiciones, descansemos en El, respiremos tranquilos el NO SE DEJA VENCER.

No metamos la nariz donde no podamos despues sacar la cabeza para respirar.

viernes, 28 de septiembre de 2007

Los diez mandamientos del relativismo / Autor: Eulogio López

Para dialéctica de altura la del siglo XIX y primera parte del XX. Desde entonces, desde el fin de la II Guerra Mundial hasta ahora, vivimos de prestado. Los tratados se han convertido en eslóganes y la búsqueda de la verdad en búsqueda de la búsqueda: en definitiva, en la turbadora tentación de que la verdad no existe, por lo que el conocimiento no merece la pena: lo único que merece la pena es la divagación eterna e infructuosa sobre las formas de conocimiento.

La cosa empezó a torcerse con Descartes, pero en el siglo XX alcanzó su plenitud, es decir, alcanzó el desastre. Es como si la razón hubiera sido recluida en una prisión y con ella la libertad. Recluida, claro está en nombre de la libertad de pensamiento. El progreso intelectual de la civilización occidental ha degenerado en un círculo oriental, del que es imposible salir.

En Occidente le llamamos relativismo, pero en el fondo el relativismo no esconde más que la anulación del hombre como ser racional y, con ello, la anulación de su libertad. Vivimos en el universo de la contradicción permanente. Analicemos la situación en unos pocos aforismos, que son lo mandamientos vigentes.

El primero y más importante de todos, que los engloba a todos, que los resume y abarca a todos, es el siguiente:

1. “Nada es verdad ni nada es mentira, todo depende del color del cristal con que se mira”. Ahora bien, la frasecita de Campoamor, que revela como ninguna otra el fin de las verdades absolutas, es la que incurre en la primera contradicción flagrante: nada es verdad ni nada es mentira… menos esta frase, este principio, este dogma aniquilador.

2. “Prohibido prohibir”, tradujeron los del mayo francés, una generación que continúa sin abandonar el poder. Ahora bien, si prohibimos prohibir, ya hay algo que sí está prohibido: prohibir.

3. “Todo es opinable”, aseguran los hombres de la sociedad de la comunicación. Sí, todo es opinable; todo menos justamente eso: que todo sea opinable.

4. “Los dogmas son inadmisibles”. Salvo justamente el que a acabo de enunciar, indemostrable pero de aplicación forzosa. En cualquier caso, el hombre siempre parte de un dogma para concluir, tanto en el pensamiento deductivo como en el inductivo.

5. “Libertad de pensamiento”. Muy cierto, pero dos más dos sólo son cuatro en base 1 y por definición. Nadie comienza pensar desde cero, sino desde un eje de coordenadas que le viene dado. El pensamiento humano está sometido a reglas estrechas, que componen lo que se conoce como la ciencia de la lógica: no damos para más y no es para avergonzarse de ello. A fin de cuentas, mal de muchos...

6. “Toda idea, principio o creencia es tan respetable como otra”. ¿Todas? No, porque la que acabo de escribir vale mucho más que cualquier otra y es acreedora del mayor de los respetos.

7. “Eduquemos en libertad”. Pero eso es imposible: si concedemos libertad al alumno para someterse o rechazar la educación, seguramente optará por la libertad de no educarse, sobre todo si piensa en el sometimiento y el esfuerzo que implica el hacerlo. Lo único que importa es la tolerancia, no las ideas que se toleran. Es más, la misma libertad de expresión es un atentado contra la libertad ajena, en cuanto pude influir en el interlocutor.

8. “No acepto aquello que no sea demostrable”. Pero ni tan siquiera puedo demostrar nuestra existencia. Lo empíricamente demostrable no alanza ni el 0,1% e lo conocimientos humanos. Tampoco puedo dar razón de mi existencia.

9. “Lo que se ve, existe, y lo que no se ve, no existe”. Pero nuestros sentidos nos engañan. Además, de esta forma no existirían la lunas de Júpiter, ni el amor, ni el dolor, ni la belleza, ni el arte, ni la literatura… Además, ¿estamos seguros de que la vida no es sueño y ensueño no es la verdadera vida?

10. “Noie puede decir lo que está bien o lo que esta mal”. Pero esta política de no injerencia es buena en sí misma, así abandono loa numerosos desarrollos en forma de juicios morales, esos juicios que constantemente estamos pronunciando. Es más, si en algo creemos es en nuestras críticas al próximo o en nuestros halagos (en ésos menos, dado que resultan menos numerosos).

No me extraña que el hombre actual esté mareado. Sufre de vértigo intelectual y sus síntomas son: falta de personalidad, acentuada inseguridad en sus talentos. O sea, que el relativismo le ha llevado al complejo de inferioridad, a la tristeza: Porque el hombre puede ser bueno o malo, sabio o ignorante, pero lo que su propia naturaleza racional no puede aceptar jamás sin romperse en pedazos es vivir en la contradicción. El único velo capaz de ocultar la incoherencia es la locura. Y ésa es, precisamente, la meta lógica de todo relativismo.

El pan bendito del Padre Pío. Lee esto para que tu fe no se debilite. / Autor: P. Ernesto María Caro


Queridos hermanos:

Recientemente recibí este comunicado que he sabido que circula tanto por Internet como por las casas, pasándose de persona a persona. Les escribo, por si llega a sus manos, para que tengan ustedes una explicación, y que este comunicado sirva para aclarar y fortalecer su fe en el Señor y no dejarnos engañar por estos escritos que solo buscan socavar nuestra fe, ya que este tipo de cadenas solo perjudican la fe de nuestro pueblo cristiano, llevándolo a creer en prácticas supersticiosas.

Debemos de tener siempre en cuenta que los autores de estas cadenas inventan toda clase de mentiras y amenazas para hacer que circulen sus mensajes. Es una obra del demonio, que siempre busca confundir a los hijos de Dios y llevarlos al camino de la superstición, para de ahí debilitar su fe. El camino del cristiano está claramente indicado en la Sagrada Escritura, en el magisterio de nuestra Iglesia y no en este tipo de mensajes y prácticas supersticiosas.

A continuación hago un pequeño comentario del mensaje para que vean con claridad la falsedad e incongruencia de este y no dejemos que más hermanos se vean atrapados en estas artimañas. He puesto en cursiva, azul y entre "quotas" ( « » ) el mensaje original.


« EL PAN BENDITO DEL PADRE PIO »

Para empezar, no hay pan que pueda en sí mismo estar bendito. Para que algo esté bendito tiene que ser bendecido por un ministro de la Iglesia (Obispo, Sacerdote, Diácono) y solo ese objeto queda bendito. No se pude dar la bendición por contacto (ponerlo junto a...), ni por ampliación (creencia en cuanto a que si se agrega agua bendita en el agua sin bendecir, ésta también queda bendita: esto es falso).

Por otro lado, hasta donde sabemos S. Padre Pío no hizo jamás pan, ni creó una receta “mágica” para que el pueblo de Dios recibiera bendiciones a través de esto. Si lo hubiera hecho, ciertamente no seria santo sino un brujo.


« Este pan es llamado Hemin, es el pan del Padre Pío y viene del Vaticano.
Trae bendiciones a cada familia que lo coma.
En el día 10 usted deberá dar este pan a otra persona »


Esto de nuevo parece una fórmula mágica, con bendiciones especiales. Cualquier persona instruida sabría que el P. Pío no vivió jamás en el Vaticano sino en Pieltrecina, donde murió en su convento. Además, no sabemos qué significa eso de “Hemin”. Quienes hacen estos mensajes buscan poner nombres extraños que más bien parecen estar ligados con ritos mágicos o al menos supersticiosos.

« RECUERDA, NO DEBES RECHAZAR ESTE PAN UNA VEZ QUE SE TE DÉ »

Ésta es la típica amenaza de las cadenas... ¿qué pasaría si no lo hago? ¿Dios me va a castigar, va a mostrar su cólera contra mí por haber rechazado un pan? Hermanos: Dios NO nos castiga como merecemos por rechazar el Pan Eucarístico y la palabra de su hijo Jesucristo y, ¿nos va a castigar por no pasarle a otra persona un pan o por no recibirlo en nuestras casas? Por supuesto que no. Sin embargo, las amenazas es lo que le da fuerza a la cadena para que pueda circular.

Ahora viene la formula MÁGICA que, la verdad, podría haber sido otra, un poco más interesante:

« QUÉ HACER:

Cuando recibas la masa del pan, ponla en un recipiente de vidrio y cúbrela con papel transparente o con papel wax, dejalo en un sitio de la casa a temperatura ambiente.

**NUNCA PONGAS LA MASA EN LA NEVERA**

En el día 1 y 2: No toques la masa, el pan se esta adaptando a tu casa »


Esto de no tocar la masa pues “se está adaptando a tu casa” tiene todos los principios del New Age. Estas son conocidas prácticas Esotéricas, prohibidas por la Iglesia.

« En el día 3 y 4: Mezclar bien la masa con una cuchara de madera una vez al día.

En el día 5: Agregue a la masa 1 taza de leche, 2 tazas de harina y 1 taza de azúcar y mezclar bien con una cuchara de madera.

En el día 6, 7, 8 y 9: Mezclar la masa con una cuchara de madera una vez al día »


El tema de la cuchara de madera, de nuevo pone en evidencia el carácter esotérico de la “receta”.

« En el día 10: Agregue a la masa, 1 taza de leche, 2 tazas de harina y 1 taza de azúcar. Mezcle todo con una cuchara de madera. Cuando esté bien mezclado divida la masa en 4 porciones iguales, quédese con una porción y distribuya las restantes a 3 personas diferentes que usted considere que harán el pan. »

Para que la cadena funcione siempre es importante buscar personas ignorantes que puedan continuar con la cadena. De lo contrario se detendrá y no tendrá el efecto nocivo que está buscando el demonio. Esto, porque una vez que la familia lo haga estará ya en las garras de la superstición... y poco a poco irán destruyendo su fe con otras prácticas que seguramente llegarán o buscarán.

« A su porción usted deberá agregarle 1/4 de taza de azúcar, 3 huevos, 1/4 de taza de aceite y 2 cucharaditas de polvo para hornear. Mezcle bien con la cuchara de madera. Precaliente el horno a 325. Engrase un molde de 9 X 13 y coloque la masa en el horno por espacio de 35 a 40 minutos.

****RECUERDE USTED SOLAMENTE DEBE HACER EL PAN DE HEMIN UNA VEZ EN LA VIDA****
»


Resulta que ya no es el “pan del P. Pío” sino de HEMIN... como ves, querido hermano, esto es una clara burla y una trampa para la fe. Más que un pan de bendición, esta parte final nos inspira a pensar en una serie de maldiciones que ocurrirán si lo repetimos. Más trampas para los ingenuos y faltos de fe en Jesucristo. Solo bastaría recordar las palabras del Apóstol Pablo: ¿Quién nos apartará del amor de Cristo Jesús? (te invito a leer el texto Rm 8, 31-39):

Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?
El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas? ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? = Dios es quien justifica. = ¿Quién condenará? = ¿Acaso Cristo Jesús, el que murió; más aún el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, y que intercede por nosotros? ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?, como dice la Escritura: = Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero. =
Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó. Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.


Es necesario que regresemos a la Sagrada Escritura y que dejemos que nuestra vida sea dirigida por ella y no por todos los escritos y prácticas esotéricas (como esta) ni por todas las supersticiones que circulan por internet o en escritos como estos.

Que Dios nuestro Señor te dé siempre la sabiduría y la luz para no caer en estas trampas del poder las Tinieblas. Camina siempre en la luz de Cristo y serás plenamente feliz.

Amados hermanos, los invito a comer del Pan verdadero: "Yo soy el pan de vida. El que viene a mí no volverá a tener hambre; el que cree en mí nunca tendrá sed". Jn 6, 35

Como María, todo por Jesús y para Jesús.

jueves, 27 de septiembre de 2007

Pequeñez, perdón y acción de gracias para consolidar la comunidad / Autores: Conchi y Arturo


El próximo sábado 29 de septiembre se celebra la festividad de los Arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael.

Miguel: (Ap 12:7-9) significa "quien como Dios". Venció y expulsó a Satanás del cielo.

Gabriel: (Lc 1:11-20; 26-38) "el que gobierna o mensajero de Dios".

Rafael: (Tobit 12:6, 15) "el que cura o sana". El arcángel cercano a los hombres para aliviarlos en su dolor y sufrimiento.

Vamos a profundizar hoy en las actitudes comunitarias a través del significado de los nombres de los Arcángeles.

Se llama Rafael pero le gusta que le llamen Rafa. Es sacerdote, párroco y arcipreste.
A él queremos dedicar estas lineas no tanto por devoción y admiración personal como por agradecimiento. Desde hace un año es el responsable de nuestra comunidad parroquial. Hombre sencillo, callado, próximo, atento y sobre todo ungido por el Espíritu de Dios. Trabaja muchas horas aunque él no lo pregona. A veces está muy cansado, pero cuando predica con debilidad física, emocional y espiritual, cuando él cree que ya no puede, es en el momento que ha cumplido en nosotros y en muchas otras personas la misión del significado de su nombre: "el que cura o sana".

Todos tenemos la llamada a servir lavando los pies a nuestros hermanos y dejando que ellos hagan con nosotros lo mismo. Cuando dejamos más libertad a Dios es cuando le servimos cansados, pero creyendo en su presencia en nosotros y en los demás. Las palabras de San Pablo en 2º de Corintios 12, 9 son muy clarificadoras: "Mi gracia te basta, que mi fuerza se muestra perfecta en la flaqueza". Por tanto, con sumo gusto seguiré gloriándome sobre todo en mis flaquezas, para que habite en mí la fuerza de Cristo.

Rafael Maroto Cifuentes es el nombre completo de nuestro párroco, amigo y sabio consejero desde su callado caminar. Él tiene claras sus limitaciones y con su testimonio el Señor ha hecho crecer en un año una comunión silenciosa pero real, ausente pero presente. No vive en nuestra casa pero está en ella. Y parece que sean alabanzas a alguien que desea ocupar los primeros lugares. Cuando puede delegar algo lo hace. Él confía en el Señor que habita en las personas y a quien intenta llevar en cada detalle cotidiano de su vida. Creemos que su presencia espiritual a impregnado muchas de las casas de las parroquias, comunidades y lugares de trabajo.

Explicábamos que es la primera vez que sentimos las presencia y a la vez la ausencia de alguien con quien desearíamos compartir más horas y a veces sólo son unos minutos muy breves, los suficientes para gozar dando gracias a Dios el resto del día. Sabes que él está ahí dispuesto a curar cualquier herida en nombre de Cristo.

Creemos que si Dios puede ser fuente de Agua Viva para los demás sin que él ni tenga la más mínima pretensión, es porque es humilde y muy consciente de sus limitaciones. El sentirse débil, ni necesario, ni imprescindible y muchas veces impotente, le hace entregar su corazón a Dios pidiendo perdón y dando gracias a la vez por todo.

No estamos escribiendo estas lineas para quedar bien sino para compartir lo que hemos aprendido de un sacerdote de 48 años, que hace un año conocimos y que ha sido luz para nuestro camino. Decimos esto porque si no fuera así no estaríamos intentando dar tres llaves del camino comunitario que el Señor ha profundizado en nuestro corazón a través de Rafa: la capacidad de perdón, el reconocimiento de la debilidad propia y el dar gracias siempre y en todo lugar por la vida que Dios nos ha regalado aunque esté repleta de dificultades.

Hablamos no de los esfuerzos de Rafa humanos, de sus cualidades y sus defectos, sino del rostro de Dios manifestado en su vida por el don del Espíritu Santo. Como diría San Pablo Dios nos libre de gloriarnos sino es en nuestro Señor Jesucristo. Eso es lo que Rafa pretende cada mañana cuando se levanta. Y nos lo ha enseñado en la práctica. Todos tenemos la llamada a dejar que Jesús crezca en nosotros y el ego personal disminuya hasta morir a nosotros mismos.Para que quede claroa nuestra intención hacemos servir el testimonio de Rafa para edificación de todos y de nosotros mismos en el sentido que explica San Pablo en la 1ª de Corintios, 2:

Pues yo, hermanos, cuando fui a vosotros, no fui con el prestigio de la palabra o de la sabiduría a anunciaros el misterio de Dios, pues no quise saber entre vosotros sino a Jesucristo, y éste crucificado. Y me presenté ante vosotros débil, tímido y tembloroso. Y mi palabra y mi predicación no tuvieron nada de los persuasivos discursos de la sabiduría, sino que fueron una demostración del Espíritu y del poder para que vuestra fe se fundase, no en sabiduría de hombres, sino en el poder de Dios.
Sin embargo, hablamos de sabiduría entre los perfectos, pero no de sabiduría de este mundo ni de los príncipes de este mundo, abocados a la ruina; sino que hablamos de una sabiduría de Dios, misteriosa, escondida, destinada por Dios desde antes de los siglos para gloria nuestra, desconocida de todos los príncipes de este mundo - pues de haberla conocido no hubieran crucificado al Señor de la Gloria -.
Más bien, como dice la Escritura, anunciamos: = lo que ni el ojo vio, ni el oído oyó, ni al corazón del hombre llegó, lo que Dios = preparó = para los que le aman. =
Porque a nosotros nos lo reveló Dios por medio del Espíritu; y el Espíritu todo lo sondea, hasta las profundidades de Dios.
En efecto, ¿qué hombre conoce lo íntimo del hombre sino el espíritu del hombre que está en él? Del mismo modo, nadie conoce lo íntimo de Dios, sino el Espíritu de Dios.
Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que viene de Dios, para conocer las gracias que Dios nos ha otorgado, de las cuales también hablamos, no con palabras aprendidas de sabiduría humana, sino aprendidas del Espíritu, expresando realidades espirituales. El hombre naturalmente no capta las cosas del Espíritu de Dios; son necedad para él. Y no las puede conocer pues sólo espiritualmente pueden ser juzgadas. En cambio, el hombre de espíritu lo juzga todo; y a él nadie puede juzgarle. Porque = ¿quién conoció la mente del Señor para instruirle? = Pero nosotros tenemos la mente de Cristo.


Rafa con su presencia ha hecho que el Espíritu Santo nos revelara profundamente que no es importante tener éxito sino Amar desde lo profundo del corazón a todos, incluso a los enemigos. Nuestra Parroquia es la de la Inmaculada Concepción. Como la Virgen María, Rafa va guardando en el silencio de su corazón todo y va entregando Amor sin que nadie lo sepa.

Nuestro párroco no es ningún superhombre. Hay una gracia de Dios grande en él que se regocija en su sencillez. Pero lo más importante para no agotarse en sus cansancios es que él da en silencio, pero sabe que cuando predica para los demás lo hace para si mismo. A la vez, es una esponja, que siguiendo el consejo de San Pablo sabe escuchar, ver la obra de Dios en los demás y quedarse con lo bueno, las bendiciones que el Espíritu Santo derrama en él por medio de todas las personas que se cruzan en su vida.

La Palabra Eucaristía significa literalmente "acción de gracias". Rafa nos ha mostrado que el vivir la Eucaristía diaria no es hacerlo en el tiempo limitado de la celebración, sino acoger todos los dones de Dios dejando en sus manos todos nuestros rompimientos, resentimientos, tribulaciones, debilidades e impotencias. Al salir de la Eucaristía es cuando empezamos a poner en práctica el memorial del Señor siendo Cuerpo de Cristo para los demás, en sus contrariedades, depresiones y muchas veces desesperaciones.

Para eso es necesario pedir perdón a Dios de corazón sentir como el Padre del Cielo nos da cada día el abrazo como Hijos pródigos y nos unge para ir al mundo. Sólo reconciliados con Dios, conscientes de nuestras imperfecciones y dando gracias y creyendo que Dios quiere darse a los demás en nosotros pero también que le recibamos en aquellos pobres, desesperados y deprimidos, porque el Espíritu Santo viene a bendecirnos cumpliendo las Palabras de Jesús: "lo que hagáis a uno de estos pequeños a mi me lo hacéis". Pequeños somos todos. Sólo Dios es quien puede mostrar su grandeza en nuestra pequeñez, su poder en nuestra obediencia a su única ley: "Amaros los unos a los otros como yo os he amado" . Si somos capaces de hacernos pequeños ante Dios cada mañana nuestra comunidad crecerá: la familiar, la grupal, la parroquial, la diocesana...

Dios siempre cumple. Nosotros por las mañanas tenemos tanto trabajo y tanta prisa que nos olvidamos de recordarnos a nosotros mismos quienes somos: hijos de Dios débiles llamados a crecer en su amor y hacernos fuertes en comunidad, siendo parte de su cuerpo. Sólo de esta forma podremos cumplir las misiones de los otros dos Árcangeles señaladas en el significado de sus nombres:

Gabriel: Mensajeros de Dios para que su Palabra permaneza en los demás.

Miguel: Ser semejantes a Dios, capaces de expulsar de nosotros y de los demás el espíritu del mundo y curar las heridas que nos ha causado la estructura social de pecado en la que vivimos.

Padre Santo, en el nombre de Jesucristo danos la gracia de creer, depender y confiar sólo en Ti. Empequeñécemos cada mañana por el don de tu Espíritu Santo para que veamos los regalos que nos haces a cada segundo a través de los demás. Padre del Cielo deseamos amar como Tú amas, desde la suavidad, la paciencia y el perdón.

La paella de don Fermín / Autor: José H. Prado Flores

El grave problema de muchos evangelizadores, es tratar de incorporar toda la doctrina y enseñanza de la fe en la evangelización kerygmática. Hay quienes creen que el mensaje es incompleto y tratan de mejorar la pedagogía del Nuevo Testamento. Para todos ellos es la siguiente historia.

Con motivo de la guerra civil española, muchos emigrantes llegaron a México. Entre ellos vino un cocinero de Valencia, llamado Fermín, que inmediatamente se dedicó a vender paella, que bien pronto se hizo famosa en toda la ciudad de México. Su negocio progresó y le llamó: "La Valenciana". No había mejor paella en toda la ciudad que la de "El Andaluz", como se le conocía a Don Fermín. Iba tanta gente de todas partes a causa de su sabrosa paella, que Don Fermín quiso aprovechar el imán de su paella, que comenzó a vender también quesos y vinos de ultramar. Tenía tantos clientes que incluyó ropa y mercería. Luego anexó un expendio de pan y más tarde amplió el local para vender frutas y legumbres. El éxito fue tanto, que aquella pequeña tienda se convirtió en un centro comercial.

Hoy día, "La Valenciana" es un supermercado como otros muchos, donde se puede encontrar todo lo que se quiera o necesite; menos una cosa, paella. Por pretender vender todo, Don Fermín olvidó aquello que lo había caracterizado y que lo hacía único en la ciudad. Hoy ofrece lo que otros ya hacen. Su supermercado en nada se distingue de otro. Sin embargo, ya no hay quien cocine aquella exquisita paella de "El Andaluz". Por ser como los demás, perdió lo que lo caracterizaba y hacía único. Don Fermín es muy rico, sí, pero ya no existe aquella paella sin igual.

La proclamación del Evangelio comienza con el Kerygma o Primer Anuncio, que tiene un contenido bien específico: La persona de Jesús Salvador. Sin embargo, muchas veces caemos en la tentación de don Fermín: Le anexamos tantos elementos de tipo filosófico, doctrinal, pastoral, sacramental, y añadimos tantos temas, aún importantes, que después resulta casi imposible encontrar la persona viva de Jesús en medio de tantos elementos. De esta forma, se diluye el mensaje. Ya no es una proclamación que sacude sino un sistema doctrinal o un catecismo completo de la fe.

Hay quienes piensan que durante el Primer Anuncio se debe incluir un tema sobre el sacramento de la Reconciliación y lo añaden. Otros piensan que se necesita una seria fundamentación sobre la Iglesia y se inserta. Otra persona cree que no es posible olvidar a la Virgen María y el Santo Rosario, y aumenta una enseñanza más. Uno más quiere recalcar la importancia del Papa y entonces también lo anexa. Los de la Parroquia de San Martín de Porres opinan que el Santo de la Parroquia debe ser tomado en cuenta y ponen un parche más. El dirigente que nació en San Francisco, también quiere que se reconozca al pobre de Asís e incorpora un tema más. Se añade tanto y tanto, que cuesta trabajo encontrar el mensaje fundamental.

Se adoctrina a quienes apenas están siendo evangelizados. Se da alimento sólido a los que están en el proceso de nacer de nuevo. Se esfuma el mensaje del anuncio de la muerte y la proclamación de la resurrección de la salvación. Con tantas añadiduras, el Kerygma se va diluyendo y perdiendo en consecuencia su fuerza.

No podemos renunciar a "nuestra paella" por ningún motivo. Desgraciadamente por ciertos espejismos, se pierde lo esencial: Hay hospitales de religiosas, donde nadie revela el sentido de la cruz gloriosa a los que sufren. Alumnos y estudiantes pasan años en una universidad católica conociendo las ciencias, pero no el Camino, la Verdad y la Vida. Hay campos deportivos dirigidos por sacerdotes, cuyos equipos llegan a ser campeones, pero los jugadores no saben que ya han ganado el partido más importante: La vida eterna. Tal vez todas estas iniciativas comenzaron con buena intención, pero con el desgaste del tiempo, venden muchas cosas buenas, pero ya no más paella.

No podemos engañarnos con el espejismo de ofrecer todo el supermercado, si el precio que pagamos incluye perder la fuerza intrínseca del anuncio de Jesús Salvador, Señor y Mesías.

Debemos preguntarnos si el hombre de hoy encuentra en la Iglesia lo que nadie más puede darle: Jesús vivo, que da vida en abundancia a los que creen en su nombre. O, por tratar de ofrecer todo, ¿hemos caído en la tentación de perder lo esencial? ¡No podemos avergonzarnos del Evangelio, que es fuerza de Dios para la salvación de todo el que cree!

El justo vive por la fe / Autor: Padre Jose Augusto, Comunidad Canción Nueva


Nuestro Dios no es el Dios del sufrimiento

Una cosa que el tentador hace mucho con nosotros es llevarnos a un sentimiento de que Dios no cuida de nosotros, de que Dios está lejos, que se alejó completamente. Y la tendencia de cuando nos sentimos de esta forma, es de abandonar a Dios.

Pero, hoy, nosotros necesitamos salir de aquí con nuestra fe perfeccionada. Yo necesito mejorar mi fe y tomar posesión de aquello que Dios hace en mi vida. Aunque yo no sienta, aunque yo no vea, yo no puedo abandonar a mi Señor.

Este libro de la Biblia, Habacuc, es un poco desconocido, pero yo quiero en este momento meditarlo junto contigo para que tú no abandones a Dios en los momentos difíciles de la vida. Porque siempre vamos a pasar por situaciones difíciles. No es porque acepté a Dios que ya no voy pasar por situaciones difíciles.

Este profeta pasó por la misma situación que tú debes estar pasando. El pueblo de Israel siempre pasó por grandes dificultades, y el profeta Habacuc comienza así: ¿"Hasta cuando, Señor, imploraré sin que escuchéis?" Aquí él está experimentando “el silencio de Dios”. Y cuando alguien está pasando por situaciones de muerte, de pérdida, de calumnia, ¿dónde está Dios?

Si hoy Dios está haciendo silencio en tu vida, debes saber que el Padre también silenció con Jesús cuando Él estaba en la cruz y decía "Dios mío, Dios mío, por qué me abandonaste?".


Vea lo que responde el profeta Habacuc: "Voy a quedarme de centinela, y me pondré sobre la trinchera; voy a acechar lo que va decirme el Señor, y lo que él va a responder a mi pedido" (Habacuc 2,1).

Nos quedamos ansiosos y no conseguimos oír la voz de Dios. También nosotros tenemos que hacer como el profeta Habacuc. No quiere decir que Dios atendió rápidamente al profeta. Yo necesito colocarme en la actitud de centinela. Yo voy a rezar y decir para mi alma: "Ten calma, alma mía, espera que el Señor va a hablar". En la hora en que estés pasando por una tribulación, vaya al libro del profeta Habacuc.


Él está diciendo así: "Ten calma, Habacuc. Yo estoy viendo lo que te está sucediendo, ¡quédate tranquilo!" Pues nuestro Dios no es el Dios del sufrimiento. Nuestro Dios es bueno, este mundo que es sólo maldad, y muchas veces nosotros acabamos revelándonos contra Dios y no contra el causante de todo el mal. "Si se tarda, espérala, pues vendrá ciertamente, sin retraso." (capítulo 2,3)

Si tú dices para Dios: "Mi Señor, ¿hasta cuando voy a vivir esto?" Esto no es murmuración, es oración de quien está sufriendo. Y el Señor responde: "Espérala, porque ella se realizará". "He ahí que sucumbe el que no tiene el alma íntegra, pero el justo vive por su fidelidad". (capítulo 2,4)

Debes saber que tu confianza está en Dios y que no va a fallar, porque el justo vive por la fe. Vivir de la fe no es decir "Señor yo quiero un vaso de agua", y el agua cae en tu boca. Eso no es tener fe. Tener fe es esperar en la tribulación y no desistir, pues el justo cree. El mundo necesita de testimonios así.

En el versículo 20 vemos: "Mas Yahvé está en su santo Templo: silencio ante él, tierra entera"

Delante de la tribulación debemos decir: "Él está vivo. Él es el Rey de reyes". La tentación viene, pero tú dices: "Dios no va dejarme en esta situación, porque Él es el Rey de reyes, Él es el Señor de todo".

Delante de la tribulación, mira hacia el cielo, el aire, para los árboles, porque mientras los pájaros estén cantando, significa que Dios está reinando.(Capitulo 3,3) El salmo 33 dice que los ojos de Dios están siempre hacía mí, hacía tí. ¡La gloria de Dios llena toda la tierra! No podemos dejarnos influenciar por el enemigo.

Dios vino a habitar en medio de nosotros, hace 2007 años. Estas entendiendo que no estamos solos, que Él nació en Belén, y ¡Él nunca nos va a abandonar!. El es un niñito, sí, pero es un Rey revestido de un niño.

Si el justo vive por la fe, aunque falte comida en mi casa, aunque la enfermedad me alcance, aunque todo eso suceda en mi vida, ¡yo no abandonaré al Señor!

Así como Pablo dice: ¿"Quién me separará del amor de Cristo? ¡Nada, nada me separará, yo seré de Dios hasta el fin!

Aún así estaré firme en el Señor, no Lo abandonaré, hasta la muerte yo seré fiel, pues sé en quien yo puse mi confianza. Mi confianza está en mi Señor. Y aunque tardase, yo esperaré, porque aquel que es justo vive por la fe. Y cuando te digan, que tu vida esta un infierno, di así: "El justo vive por la fe, porque mi socorro vendrá del Señor, que hizo el cielo y la tierra. Él derrumba las montañas que están en mi frente".

El hijo pródigo vuelve a casa / Autor: Padre Rufus Pereira

Repetimos esta historia toda vez que nos confesamos

Todas las veces en que nos vamos a confesar repetimos la historia del hijo pródigo, porque tenemos el coraje de levantarnos y volver a la casa del Padre.

Una vez me llamaron para rezar por un joven, y es lo que gusto de hacer, rezar por aquellos que son tenidos como ovejas perdidas. Entonces fui a la casa de esta familia que era muy rica. Era una mansión, entré para rezar, sin embargo, cuando paré frente al cuarto, que estaba todo oscuro, desde de la puerta vi que allá estaba el muchacho y que él tenía lepra. Desde la puerta comencé a rezar por él, pues todo el miedo de la lepra vino a mi corazón. Y una más vez el Señor hablaba conmigo: ‘¿Rufus, que yo haría en tu lugar?’, entonces, me acordé de que Jesús tuvo compasión de aquellos que venían en su búsqueda y la primera cosa que el Señor hacía era recibirlos y después los curaba.

Entonces, entré en el cuarto y di una sonrisa a aquel joven, y él me sonrió también; después fui diciéndole palabras de cariño, y él también me respondía con palabras de cariño, enseguida el tomó mi mano y la colocó sobre su cabeza y comencé a rezar por él. Percibí que aquel joven necesitaba más de cura emocional que física, pues se sentía rechazado por la familia.

Después de algunos meses lo volví a encontrar – en el Centro de Evangelización Carismática de Bombaim – completamente curado. No lo reconocí en el principio, pues cuando lo vi la primera vez su rostro estaba desfigurado, sus dedos torcidos a causa de la lepra. Pero, en aquel momento, yo lo veía en mi frente con una nueva faz, y con las manos blandas y los dedos perfectos.

Encontré a este muchacho otras veces en una de las cuales me dijo que deseaba casarse, pero sentía miedo de ser rechazado a causa de la enfermedad que tuvo, le pregunté si quería que rezara por esa intención y el me respondió que sí. Después lo volví a encontrar ya casado y me dijo que esta vez él deseaba que rezará para que su esposa pudiese quedar embarazada; más tarde, su mujer quedó embarazada, entonces, ellos me pidieron para rezar nuevamente para que el hijo fuera saludable, y nació saludable.

Años después, yo estaba en el mayor centro de evangelización del mundo, y después de mi charla fui para mi cuarto a descansar, desde ahí oí al que estaba predicando y reconocí la voz, entonces volví y cuando llegué allá las lágrimas rodaron de mis ojos, porque allá estaba el joven de la lepra, y ahora aquel joven era el predicador de la mayor casa de retiros católicos del mundo. El hijo pródigo había vuelto a la casa del Padre.

La confesión viene del cielo / Autora: Madre Elvira, fundadora Comunidad Cenáculo

¡¡Qué hermoso cantar, danzar, sonreír, amar, abrazar la vida!! Cada uno de nosotros posee este gran don de la vida que nos reúne. Es el don de Dios. Por eso estamos bien juntos, porque queremos reconocer que hemos sido pensados, amados, queridos por el único Dios. No vengan a decirme: "A mí me hicieron mi madre y mi padre". ¿Y a tu padre y tu madre quién los ha hecho?

Tengamos el coraje de creer lo que vemos, lo que somos, de otro modo estamos siempre afuera de la vida. Es importante tomar en cuenta nuestra vida, porque es lo primero que vemos, que tocamos, que experimentamos, que amamos y odiamos.

Nosotros vivimos contemplando con alegría y estupor cómo renace frente a nuestros ojos la vida de sus hijos desesperados, adictos. Al ver que se volvían más buenos que nosotros, hemos dicho:“Esta vida no viene de la carne, viene del amor, viene de Dios; y algunas veces la maltratamos". Entonces debemos reconciliarnos con nuestra vida, queremos pedirlo hoy que es una celebración especial para el pueblo cristiano, es el día de María, la madre de Jesús, nuestra Madre. (Día sábado)

Cuando vinimos a esta colina por primera vez, lo primero que vimos fue a la Virgen, la hemos invitado y la hemos llevado a casa: ha sido el primer huésped, ha sido querida, abrazada junto a nosotros. Gracias a eso ustedes están aquí hoy, porque hemos invitado a María a nuestra casa.

Cuando hay divergencias en la familia es porque aún no han recibido a la Virgen, como lo hizo Juan debajo de la Cruz.
Reflexionemos un poco en el poder infinito, sin fin, que tiene la Madre de Dios, que es Madre nuestra.

Esta pequeña y simple criatura que se llama María es nuestra Madre y si no está ella no hay nada, no hay dónde hacer pie, sólo caemos.

La propuesta que hicimos desde el comienzo, que continúa y continuará para siempre en nuestra Comunidad, es que el primer momento del día sea para Ella, en Ella, con Ella: el Santo Rosario. Invitemos a María a nuestras casas. Miren que Dios es humilde: pasa a través de Ella. ¡También Él pasa por ella! ¡Y si intercede María, el milagro está hecho! Y hemos visto estos milagros, los estamos contemplando… Por lo tanto, no les decimos palabras, les mostramos los hechos. No queremos enseñarles algo sino mostrarles la vida.

Nuestra historia es hermosa porque es concreta, es real, es con los pies en la tierra, es de un loco amor, de sudor, de fidelidad, de sacrificio, un amor de alegría, de canto y baile.

Acérquense a María. Ella, que se acerca a nosotros con delicadeza, como un soplo, hoy te dice que es el día de la infinita Misericordia de Dios. Ella nos dice en el corazón lo que tenemos que decir durante la confesión. Nos dice que no tengamos miedo de decir lo que nunca hemos dicho, para que no quede adentro como una sombra que no nos permite vivir la alegría, que no nos permite ver el sol ni el esplendor de la vida. Hay tantos sacerdotes disponibles para acoger nuestra pobreza, nuestros pecados, nuestras heridas, que si no las confesamos, las alteramos y nuestra vida se vuelve falsedad. ¿Por qué nos hace falsos? ¿Por qué debemos ponernos la máscara? Porque no aceptamos ese pecado, esa situación, aquel encuentro, la violencia… Ese pecado que quieres esconder, te hace comportar de un modo falso y ya no eres más tú mismo. Ahora es el momento, vayamos al confesionario con simplicidad.

Les doy un consejo y se lo doy también a los sacerdotes: dejen que los penitentes puedan hablar con Jesús más que con ustedes. Porque nosotros vamos a la confesión para hablar con Jesús. Generalmente les digo a los chicos y a las chicas que se confiesen con los ojos cerrados: estamos hablando a Jesús, el Redentor y la Madre están a nuestro lado y no necesitamos hacer un diálogo, un coloquio. Si también el sacerdote cierra sus ojos, el penitente es más libre para hacer salir el pecado desde adentro, no de la boca. Mírate dentro, Jesús quiere sanar todo y sacar la raíz. La confesión es extraordinaria, algo grandioso, es una liberación, como si nuestro corazón estuviera encadenado hasta que dices lo que has hecho.

Jesús le dijo a Pedro que había que perdonar siempre. El arrepentimiento nace de adentro. Cuando uno se enfrenta con su pecado, lo mira de frente, ya no asusta más, pero disgusta: qué mala que fui en tal situación, hice las cosas por interés, he engañado a mucha gente, he preferido el dinero… Para arrepentirnos debemos saber primero quiénes somos por dentro.

La confesión es algo que no viene de la tierra, sino que viene del cielo, de Dios. Él se ha hecho Misericordia por nosotros, es la Misericordia total para nosotros. Al encuentro con la Misericordia de Dios debemos ir arrepentidos. Debemos decirnos: "… al menos te has arrepentido por un momento de haber engañado, de haber traicionado a tu esposa y regresar a casa con mala cara para hacerte compadecer ¡y tienes dentro una confusión!" Debemos retomar interiormente todos los momentos oscuros que hemos realizado, por el egoísmo, por la pasión, por el placer, por la ambición, por el poder. Alguna vez hemos pisoteado a nuestros hermanos. Esto es el mal, son cadenas, y ahora ha llegado el momento de la liberación, finalmente podemos abrir los brazos, reír y bromear en la verdad, sin máscaras. Intentamos llevar adelante el "personaje" porque creemos que sino los otros no nos respetan. ¡Pero en realidad es porque no te respetas tú! Porque no te amas, no te aprecias.

Miren que la cosa más bonita del mundo es hacer una confesión comenzando por las cosas más pequeñas.

¡La vida es bella, cuando la conocemos! La vida es bella: miles de colores, el sol cotidiano, ternura sin fin y algunas veces lágrimas, pero son lágrimas que se pueden derramar con gozo en el corazón, con la sonrisa en los labios. Lo que nos toque vivir podemos recibirlo con una sonrisa, siempre, y la vida es una continua novedad, los días nunca son iguales.

A medida que voy envejeciendo veo que las arrugas son ventanas luminosas que permiten que entre el sol en casa.

Tenemos que volvernos como niños, ya que ellos entrarán en el Reino, el Reino que comienza hoy. Hoy es el Reino, hoy podemos entrar en el espacio infinito del abrazo sin fin de Dios.

Dios ha querido mostrarse y entonces ha hecho que María a través del Espíritu Santo, haya concebido. Jesús ha comenzado como cualquier niño, en el útero de la Virgen. Luego nació en Belén y ha crecido con sus padres. Jesús ha vivido la familia, ha vivido el trabajo, la obediencia. Cuando se volvió grande le dijo a su madre que era hora de irse de casa.
Piensen cuántos jóvenes, cuando enfrentan esa situación con la mamá, ellas no los dejan irse. Jesús salió de casa, no ha tenido miedo de dejar a la Virgen sola. Era su momento, ya era un hombre.

Los chicos y las chicas, sus hijos, si los han educado bien y formado en la honestidad, en la verdad, la comprensión, el perdón, en la fe, ¿por qué tienen que tener miedo? Serán luces que van y llevan la paz.

Regresemos al momento potente y extraordinario que es la absolución de nuestros pecados.Nosotros no les decimos sólo palabras. Sepan que no queremos amaestrar a nadie ni predicar. Las cosas primero nos las decimos y las hacemos nosotros mismos. Se las queremos hacer ver a los jóvenes. Los jóvenes hoy no escuchan más: puedes hacerle un lindo sermón, pero ellos piensan en otra cosa. Te siente, pero no te escucha, porque las cosas que le dices no las haces. Cuando hay incoherencia es una humillación para quien escucha. ¡Esto vale también para los niños! Cuando tienen cinco o seis años pueden dejar de hacer los "sermones", porque se los educa con la potente voz de tus gestos, de tus elecciones.¡Vivamos bien este momento! Sepan que estas cosas las tenemos dentro. No queremos enseñar nada a nadie, sino mostrarles la vida y han venido por esto, porque lo que les decimos lo vivimos.