Elige tu idioma

Atención!!!: Todo el contenido que no se enlace completo en el blog puede verse en la web

Los cambios técnicos en la web de Escuchar la Voz del Señor / Caminocatolico.org van a suponer un trabajo adicional para quienes realizamos este blog, puesto que hay muchos enlaces con la página web que no funcionan. Vamos a irlos activando uno a uno y os pedimos un poco de paciencia. Eso afecta a algunas entradas anteriores a abril de 2011. Las actualizaciones nuevas todas deben tener los enlaces correctos. Todo el contenido completo de los enlaces que no se encuentren desde el blog lo encontrareis en la web caminocatolico.org pinchando AQUÍ

Bienvenido a Escuchar y a Dar

Este blog, no pretende ser un diario de sus autores. Deseamos que sea algo vivo y comunitario. Queremos mostrar cómo Dios alimenta y hace crecer su Reino en todo el mundo.

Aquí encontrarás textos de todo tipo de sensibilidades y movimientos de la Iglesia Católica. Tampoco estamos cerrados a compartir la creencia en el Dios único Creador de forma ecuménica. Más que debatir y polemizar queremos Escuchar la voluntad de Dios y Dar a los demás, sabiendo que todos formamos un sólo cuerpo.

La evangelización debe estar centrada en impulsar a las personas a tener una experiencia real del Amor de Dios. Por eso pedimos a cualquiera que visite esta página haga propuestas de textos, testimonios, actos, webs, blogs... Mientras todo esté hecho en el respeto del Amor del Evangelio y la comunión que siempre suscita el Espíritu Santo, todo será públicado. Podéís usar los comentarios pero para aparecer como texto central enviad vuestras propuestas al correo electrónico:

escucharlavoz@yahoo.es

Oremos todos para que la sabiduría de Jesús Resucitado presida estas páginas y nos bendiga abundamente.

Página web de Escuchar la Voz del Señor

Página web de Escuchar la Voz del Señor
Haz clic sobre la imagen para verla

domingo, 31 de marzo de 2013

Mensaje pascual y bendición Urbi et Orbi del Papa Francisco: “Jesús ha resucitado. Ha vencido el amor, ha triunfado la misericordia… Imploremos por medio de él la paz para el mundo entero”


31 de marzo de 2013.- (13 TV / Camino Católico)  “Jesús ha resucitado. Ha vencido el amor, ha triunfado la misericordia”. El Papa Francisco ha presidido esta mañana en la plaza de san Pedro, engalanada como un jardín de flores, la Santa Misa del día de Pascua de Resurrección. Más de 250 mil fieles y peregrinos han participado en la ceremonia, al final de la cual el Santo Padre, desde el balcón central de la basílica vaticana, ha pronunciado el Mensaje pascual y ha impartido su bendición Urbi et Orbi. En el Vídeo se visualiza y escucha el Mensaje pascual, traducido al castellano y la bendición Urbi et Orbi. El texto completo del Mensaje pascual del papa Francisco es el siguiente:



Queridos hermanos y hermanas de Roma y de todo el mundo: ¡Feliz Pascua!
Es una gran alegría, al comienzo de mi ministerio, poderos dar este anuncio: ¡Cristo ha resucitado! Quisiera que llegara a todas las casas, a todas las familias, especialmente allí donde hay más sufrimiento, en los hospitales, en las cárceles... Quisiera que llegara sobre todo al corazón de cada
uno, porque es allí donde Dios quiere sembrar esta Buena Nueva: Jesús ha resucitado, está la esperanza para ti, ya no estás bajo el dominio del pecado, del mal. Ha vencido el amor, ha triunfado la misericordia. Siempre vence la misericordia de Dios.
También nosotros, como las mujeres discípulas de Jesús que fueron al sepulcro y lo encontraron vacío, podemos preguntarnos qué sentido tiene este evento (cf. Lc 24,4). ¿Qué significa que Jesús ha resucitado? Significa que el amor de Dios es más fuerte que el mal y la muerte misma, significa que el amor de Dios puede transformar nuestras vidas y hacer florecer esas zonas de desierto que hay en nuestro corazón. 
Esto puede hacerlo el amor de Dios. Este mismo amor por el que el Hijo de Dios se ha hecho hombre, y ha ido hasta el fondo por la senda de la humildad y de la entrega de sí, hasta descender a los infiernos, al abismo de la separación de Dios, este mismo amor misericordioso ha inundado de luz el cuerpo muerto de Jesús, y lo ha transfigurado, lo ha hecho pasar a la vida eterna. Jesús no ha vuelto a su vida anterior, a la vida terrenal, sino que ha entrado en la vida gloriosa de Dios y ha entrado en ella con nuestra humanidad, nos ha abierto a un futuro de esperanza.
He aquí lo que es la Pascua: el éxodo, el paso del hombre de la esclavitud del pecado, del mal, a la libertad del amor y la bondad. Porque Dios es vida, sólo vida, y su gloria somos nosotros, es el hombre vivo (cf. san Ireneo, Adv. haereses, 4,20,5-7).
Queridos hermanos y hermanas, Cristo murió y resucitó una vez para siempre y por todos, pero el poder de la resurrección, este paso de la esclavitud del mal a la libertad del bien, debe ponerse en práctica en todos los tiempos, en los momentos concretos de nuestra vida, en nuestra vida cotidiana. Cuántos desiertos debe atravesar el ser humano también hoy. Sobre todo el desierto que está dentro de él, cuando falta el amor de Dios y del prójimo, cuando no se es consciente de ser custodio de todo lo que el Creador nos ha dado y nos da. Pero la misericordia de Dios puede hacer florecer hasta la tierra más árida, puede hacer revivir incluso a los huesos secos (cf. Ez 37,1-14).
He aquí, pues, la invitación que hago a todos: Acojamos la gracia de la Resurrección de Cristo. Dejémonos renovar por la misericordia de Dios, dejemos que la fuerza de su amor transforme también nuestras vidas; y hagámonos instrumentos de esta misericordia, cauces a través de los cuales Dios pueda regar la tierra, custodiar toda la creación y hacer florecer la justicia y la paz.
Así, pues, pidamos a Jesús resucitado, que transforma la muerte en vida, que cambie el odio en amor, la venganza en perdón, la guerra en paz. Sí, Cristo es nuestra paz, e imploremos por medio de él la paz para el mundo entero.
Paz para Oriente Medio, en particular entre israelíes y palestinos, que tienen dificultades para encontrar el camino de la concordia, para que reanuden las negociaciones con determinación y disponibilidad, con el fin de poner fin a un conflicto que dura ya demasiado tiempo. Paz para Iraq, y que cese definitivamente toda violencia, y, sobre todo, para la amada Siria, para su población afectada por el conflicto y los tantos refugiados que están esperando ayuda y consuelo. ¡Cuánta sangre derramada! Y ¿cuánto dolor se ha de causar todavía, antes de que se consiga encontrar una solución política a la crisis?
Paz para África, escenario aún de conflictos sangrientos. Para Malí, para que vuelva a encontrar unidad y estabilidad; y para Nigeria, donde lamentablemente no cesan los atentados, que amenazan gravemente la vida de tantos inocentes, y donde muchas personas, incluso niños, están siendo rehenes de grupos terroristas. Paz para el Este la República Democrática del Congo y la República
Centroafricana, donde muchos se ven obligados a abandonar sus hogares y viven todavía con miedo.
Paz en Asia, sobre todo en la península coreana, para que superen las divergencias y madure un renovado espíritu de reconciliación.
Paz a todo el mundo, aún tan dividido por la codicia de quienes buscan fáciles ganancias, herido por el egoísmo que amenaza la vida humana y la familia,egoísmo que continúa la trata de personas... !la esclavitud más extendida en el siglo XXI. La trata de personas es la esclavitud más extendida del siglo XXI! Un mundo desgarrado por la violencia ligada al tráfico de drogas y la explotación inicua de los recursos naturales. Paz a esta Tierra nuestra. Que Jesús Resucitado traiga consuelo a quienes son víctimas de calamidades naturales y nos haga custodios responsables de la creación.
Queridos hermanos y hermanas, a todos los que me escuchan en Roma y en todo el mundo, les dirijo la invitación del Salmo: «Dad gracias al Señor porque es bueno, / porque es eterna su misericordia. / Diga la casa de Israel: / “Eterna es su misericordia”» (Sal 117,1-2).

Papa Francisco

Palabra de Vida 31/3/2013: “Él había de resucitar de entre los muertos”/ Por P. Jesús Higueras


(13 TV/ Camino Católico) Espacio "Palabra de Vida" de 13 TV del 31 de marzo de 2013, Domingo de Pascua de la Resurrección del Señor,  presentado por el padre Jesús Higueras, en el cual se comenta el evangelio del día.

Evangelio: San Juan 20, 1-9
Él había de resucitar de entre los muertos”
El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo:
- «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto. »
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró.
Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le hablan cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte.
Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó.
Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.

Homilía del Papa Francisco en la Vigilia Pascual: “Pidamos al Señor que nos haga participes de su resurrección”

31 de marzo de 2013.-(13 TV/ Camino Católico) El Papa Francisco ha finalizado su homilía en la Vigilia Pascual celebrada en la Basílica de San Pedro invocando la intercesión de la Virgen de María y exhortando a todos los hombres y mujeres del mundo a que “pidamos al Señor que nos haga participes de su resurrección. Pidamos que nos enseñe a no buscar entre los muertos a aquel que vive”. El Pontífice ha invitado a aceptar que “Jesús Resucitado entre en la vida" y a acogerlo "como amigo, con confianza" porque "Él es la vida". "Si hasta ahora has estado lejos de él, da un pequeño paso: te acogerá con los brazos abiertos. Si eres indiferente, acepta arriesgar: no quedarás decepcionado. Si te parece difícil seguirlo, no tengas miedo, confía en él, ten la seguridad de que él está cerca de ti, está contigo, y te dará la paz que buscas y la fuerza para vivir como él quiere".
"¿Nos sentimos abrumados por nuestros pecados? ¿Creemos que no seremos capaces de superarlos? No cerremos nuestros corazones. No perdamos la confianza, no nos rindamos nunca: no hay situaciones que Dios no pueda cambiar…No nos encerremos en nosotros mismos… No perdamos la confianza, nunca nos resignemos. Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura, es ahí donde está la muerte", ha explicado el Papa Francisco. En el vídeo se visualiza y escucha la homilía del Santo Padre traducida al castellano, cuyo texto es el siguiente: Leer más...

viernes, 29 de marzo de 2013

Homilía del Viernes Santo del padre Raniero Cantalamessa ante el Papa Francisco: "Justificados gratuitamente por medio de la fe en la sangre de Cristo"


29 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico)  Este Viernes Santo, el Papa Francisco ha presidido la celebración de la Pasión del Señor en la Basílica de San Pedro ante la presencia de más de cuatro mil personas. Poco después de las cinco de la tarde, el Santo Padre, con vestiduras litúrgicas de color rojo intenso ha comenzado la celebración tumbado en el suelo, en señal de adoración y respeto a la Cruz.

Ante el Papa Francisco, el capuchino Raniero Cantalamessa -predicador de la casa pontificia-  ha realizado la homilía en la cual ha meditado sobre que hemos sido "justificados gratuitamente por medio de la fe en la sangre de Cristo". El padre Cantalamessa ha asegurado que "puede decirse que ya ha llegado el final de los tiempos, porque en Cristo, subido a la diestra del Padre, la humanidad ha llegado a su meta final. Ya han comenzado los cielos nuevos y la tierra nueva. A pesar de todas las miserias, las injusticias y la monstruosidad existentes sobre la tierra  en él se ha abierto ya el orden definitivo del mundo". En el vídeo se visualiza la homilía traducida al castellano. El texto completo de la predicación cdel padre Raniero Cantalamessa es el siguiente:

“Todos han pecado y están privados de la gloria de Dios, pero son justificados gratuitamente por su gracia, en virtud de la redención cumplida en Cristo Jesús. Él fue puesto por Dios como instrumento de propiciación por su propia sangre... De esa manera, Dios ha querido mostrar su justicia: en el tiempo presente, siendo justo y justificando a los que creen en Jesús. (Rom 3, 23-26).
Hemos llegado al culmen del Año de la fe y a su momento resolutivo. ¡Esta es la fe que salva, "la fe que vence al mundo" (1 Jn 5,5)! La fe – apropiación por la cual hacemos nuestra, la salvación obrada por medio de Cristo, y nos revestimos con el manto de su justicia. Por una parte está la mano extendida de Dios que ofrece al hombre su gracia; por la otra, la mano del hombre que se extiende para acogerla mediante la fe. La "nueva y eterna alianza" está sellada con un apretón de mano entre Dios y el hombre.

Tenemos la posibilidad de tomar, en este día, la decisión más importante de la vida, aquella que nos abre las puertas de la eternidad: ¡creer! ¡Creer en que "Jesús murió por nuestros pecados y ha resucitado para nuestra justificación" (Rom 4, 25)! En una homilía pascual del siglo IV, un obispo pronunciaba estas palabras excepcionalmente modernas y existenciales: "Para cada hombre, el principio de la vida es aquel, a partir del cual Cristo ha sido inmolado por él. Pero Cristo es inmolado por el en el momento en el cual reconoce la gracia y se hace consciente de la vida que le ha sido procurada por aquella" (Homilía pascual del año 387, en SCh 36, p. 59 s.).
¡Qué extraordinario! Este Viernes Santo, celebrado en el Año de la fe y ante la presencia del nuevo sucesor de Pedro, podría ser, si lo queremos, el principio de una nueva vida. El obispo Hilario de Poitiers, convertido al cristianismo en edad adulta, repensando en su vida pasada, decía: "Antes de conocerte, yo no existía".

Aquello que se requiere es solamente que no nos escondamos como Adán después de la culpa, que reconozcamos tener necesidad de ser justificados; que no nos auto-justifiquemos. El publicano de la parábola subió al templo e hizo una breve oración: "Oh Dios, ten piedad de mí, pecador". Y Jesús dice que aquel hombre regresó a casa "justificado", es decir, hecho justo, perdonado, hecho criatura nueva; creo que cantando alegremente en su corazón (Lc 18,14). ¿Qué había hecho de extraordinario? Nada, se había puesto en la verdad ante Dios, y es lo único que Dios necesita para actuar.
***
Como quien, en la escalada de una pared alpina, habiendo superado un paso peligroso, se detiene un momento para recuperar el aliento y admirar el nuevo panorama que se ha abierto ante él, así hace también el apóstol Pablo al inicio del capítulo 5 de la Carta a los Romanos, después de haber proclamado la justificación mediante la fe: 
“Justificados, entonces, por la fe, estamos en paz con Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo. Por él hemos alcanzado, mediante la fe, la gracia en la que estamos afianzados, y por él nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Más aún, nos gloriamos hasta de las mismas tribulaciones, porque sabemos que la tribulación produce la constancia; la constancia, la virtud probada; la virtud probada, la esperanza. Y la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado”. (Rom 5, 1-15).
Son efectuadas hoy, desde los satélites artificiales, fotografías a rayos infrarrojos de enteras regiones de la tierra y del entero planeta. ¡Cómo aparece diferente el panorama visto desde lo alto, a la luz de aquellos rayos, en comparación con aquello que vemos con la luz natural y estando dentro! Recuerdo una de las primeras fotos satelitales difundidas en el mundo; reproducía la entera península del Sinaí. Muy diferentes eran los colores, más evidentes los relieves y las depresiones. Es un símbolo. También la vida humana, vista a los rayos infrarrojos de la fe, desde las alturas del Calvario, es diferente de lo que se ve “a simple vista”. 

Todo – dijo el sabio del Antiguo Testamento – sucede igual, del justo hasta el impío... “Yo he visto algo más bajo el sol: en lugar del derecho, la maldad y en lugar de la justicia, la iniquidad”. (Ecl 3, 16, 9, 2). Y en efecto, en todos los tiempos se ha visto la iniquidad triunfante y a la inocencia humillada. Pero para que no se crea que en el mundo hay algo fijo y seguro, he aquí, nota Bossuet, que a veces se ve lo contrario, es decir la inocencia sobre el trono y la iniquidad sobre el patíbulo. ¿Pero qué concluía Qoelet? Entonces me dije a mí mismo: Dios juzgará al justo y al malvado, porque allá hay un tiempo para cada cosa y para cada acción”. (Ecl 3, 17). Encontró el punto de vista que nuevamente pone el alma en paz.
Aquello que el Qoelet no podía saber y que nosotros más bien sí sabemos es que este juicio ya se ha dado: "Ahora dice Jesús – caminando hacia su pasión–, ha llegado el juicio de este mundo, ahora será echado fuera el príncipe de este mundo, y cuando yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia mí "(Jn 12, 31-32).
En Cristo muerto y resucitado, el mundo alcanzó su meta final. El progreso de la humanidad avanza hoy a un ritmo vertiginoso, y la humanidad ve abrir ante sí nuevos e inesperados horizontes fruto de sus descubrimientos. Y también, se puede decir que ya ha llegado el final de los tiempos, porque en Cristo, subido a la derecha del Padre, la humanidad ha alcanzado a su meta final. Ya comenzaron los cielos nuevos y la tierra nueva. 
A pesar de todas las miserias, las injusticias y las monstruosidades existentes sobre la tierra, en él ya se inauguró el orden definitivo del mundo. Lo que vemos con nuestros ojos puede sugerirnos lo contrario, pero el mal y la muerte realmente están vencidos para siempre. Sus fuentes se han secado; la realidad es que Jesús es el Señor del mundo. El mal ha sido radicalmente vencido por la redención por él obrada. El mundo nuevo ya ha comenzado.
Una cosa sobretodo aparece diversa, vista con los ojos de la fe: ¡la muerte! Cristo entró en la muerte como se entra en una prisión oscura; pero salió de ella por la pared opuesta. No ha regresado de donde había venido, como Lázaro que vuelve a la vida para morir de nuevo. Abrió una brecha hacia la vida que nadie podrá cerrar jamás, y por la cual todos pueden seguirlo. La muerte no es más un muro contra el que se estrella toda esperanza humana; se ha convertido en un puente hacia la eternidad. Un "puente de los suspiros", tal vez porque a nadie le gusta morir, pero un puente, ya no más un abismo que todo lo traga. "El amor es fuerte como la muerte", dice el Cantar de los Cantares (8,6). ¡En Cristo ha sido más fuerte que la muerte!
En su "Historia eclesiástica del pueblo inglés", Beda el Venerable narra cómo la fe cristiana hizo su ingreso en el norte de Inglaterra.
Cuando los misioneros venidos de Roma llegaron a Northumberland, el rey del lugar convocó al consejo de dignatarios para decidir si se les debía permitir o no, difundir el nuevo mensaje. Algunos de los presentes se mostraron a favor, otros en contra. Era invierno y afuera había nieve y ventisca, pero la habitación estaba iluminada y cálida. En cierto momento, un pájaro salió de un agujero de la pared, sobrevoló asustado un rato por la sala, y luego desapareció por un agujero en la pared opuesta.
Entonces se levantó uno de los presentes y dijo: “Oh rey, nuestra vida en este mundo es como ese pájaro. No sabemos de dónde venimos, por un poco de tiempo gozamos de la luz y del calor de este mundo, y luego desaparecemos de nuevo en la oscuridad, sin saber a dónde vamos. Si estos hombres son capaces de revelarnos algo del misterio de nuestras vidas, debemos escucharlos”. 
La fe cristiana podría retornar a nuestro continente y en el mundo secularizado por la misma razón por la que hizo su entrada: como la única que tiene una respuesta segura que dar a los grandes interrogantes de la vida y de la muerte.
***
La cruz separa a los creyentes de los no creyentes, porque para unos es un escándalo y una locura, y para otros es el poder de Dios y la sabiduría de Dios (cf. 1 Cor 1, 23-24); pero en un sentido más profundo, ésta une a todos las hombres, creyentes y no creyentes. “Jesús tenía que morir [...] no solo por una nación, sino que también para reunir a todos los hijos de Dios que estaban dispersos” (Jn 11, 51 s.). Los nuevos cielos y la tierra nueva pertenecen de derecho a todos y son para todos: porque Cristo murió por todos.
La urgencia que nace de todo aquello es evangelizar: "El amor de Cristo nos impulsa, al pensar que uno murió por todos" (2 Cor 5,14). ¡Nos impulsa a la evangelización! Anunciamos al mundo la buena nueva de que "ya no hay condenación para aquellos que viven unidos a Cristo Jesús. Porque la ley del Espíritu, que da la Vida, me libró, en Cristo Jesús, de la ley del pecado y de la muerte" (Rom 8, 1-2).
Hay una narración del judío Franz Kafka que es un fuerte símbolo religioso y adquiere un significado nuevo, casi profético, escuchado el Viernes Santo. Se titula "Un mensaje imperial". Habla de un rey que, en su lecho de muerte, llama junto a sí a un súbdito y le susurra un mensaje al oído. Es tan importante aquel mensaje que se lo hace repetir, a su vez, al oído. Luego despide con un gesto al mensajero que se pone en camino. Pero oigamos directamente del autor lo que sigue de la historia, marcada por el tono onírico y casi de pesadilla típico de este escritor:
"Extendiendo primero un brazo, luego el otro, se abre paso a través de la multitud como ninguno. Pero la multitud es muy grande; sus alojamientos son infinitos. ¡Si ante él se abriera el campo libre, cómo volaría! En cambio, qué vanos son sus esfuerzos; todavía está abriéndose paso a través de las cámaras del palacio interno, de las cuales no saldrá nunca. Y aunque lo lograra, no significaría nada: todavía tendría que esforzarse para descender las escaleras. Y si esto lo consiguiera, no habría adelantado nada: tendría que cruzar los patios; y después de los patios el segundo palacio circundante. Y cuando finalmente atravesara la última puerta --aunque esto nunca, nunca podría suceder--, todavía le faltaría cruzar la ciudad imperial, el centro del mundo, donde se amontonan montañas de su escoria.
Allí en medio, nadie puede abrirse paso a través de ella, y menos aún con el mensaje de un muerto. Tú, mientras tanto, te sientas junto a tu ventana y te imaginas tal mensaje, cuando cae la noche".

Desde su lecho de muerte, Cristo confió a su Iglesia un mensaje: "Vayan por todo el mundo y prediquen el evangelio a toda criatura" (Mc 16, 15). Todavía hay muchos hombres que están de pie junto a la ventana y sueñan, sin saberlo, con un mensaje como el suyo. Juan, acabamos de oírlo, dice que el soldado traspasó el costado de Cristo en la cruz "para que se cumpliese la Escritura que dice: «Mirarán al que traspasaron»" (Jn. 19, 37). En el Apocalipsis añade: "He aquí que viene entre las nubes, y todo ojo le verá, aún aquellos que le traspasaron; y por él todos los linajes de la tierra harán lamentación" (Ap 1,7).
Esta profecía no anuncia la venida final de Cristo, cuando ya no será el momento de la conversión, sino del juicio. En su lugar describe la realidad de la evangelización de los pueblos. En ella se verifica una misteriosa, pero real venida del Señor que les trae la salvación. Lo suyo no será un grito de desesperación, sino de arrepentimiento y de consuelo. Es este el significado de la escritura profética que Juan ve realizada en el costado traspasado de Cristo, es decir de Zacarías 12, 10: "Y derramaré sobre la casa de David y sobre los moradores de Jerusalén, un espíritu de gracia y de súplica; y mirarán hacia mí, al que ellos traspasaron".
La evangelización tiene un origen místico; es un don que viene de la cruz de Cristo, de aquel costado abierto, de aquella sangre y de aquella agua. El amor de Cristo, como aquel trinitario, del que es la manifestación histórica, es "diffusivum sui", tiende a expandirse y alcanzar a todas las criaturas "especialmente a las más necesitadas de su misericordia". La evangelización cristiana no es conquista, no es propaganda; es el don de Dios para el mundo en su Hijo Jesús. Es dar a la Cabeza la alegría de sentir fluir la vida desde su corazón hacia su cuerpo, hasta vivificar sus miembros más alejados.
Tenemos que hacer todo lo posible para que la Iglesia no se convierta nunca en aquel castillo complicado y atestado descrito por Kafka, y para que el mensaje pueda salir de ella libre y feliz como cuando inició su recorrido. Sabemos cuáles son los impedimentos que puedan retener al mensajero: los muros divisorios, empezando por aquellos que separan a las varias iglesias cristianas entre ellas, el exceso de burocracia, las partes de ceremoniales, leyes y controversias pasadas, convertidas en escombros.
En el Apocalipsis, Jesús dice que Él está a la puerta y llama (Ap 3,20). A veces, como señaló nuestro Papa Francisco, no llama para entrar, sino que llama desde dentro para salir. Salir hacia las "periferias existenciales del pecado, del sufrimiento, de la injusticia, de la ignorancia y de la indiferencia religiosa, y de cada forma de miseria".
Sucede como con algunos edificios antiguos. A través de los siglos, y para adaptarse a las exigencias del momento, se les ha llenado de tabiques, escalinatas, de cuartos y cuartitos. Llega un momento en que nos damos cuenta de que todas estas adaptaciones ya no responden a las exigencias actuales, es más, éstas son un obstáculo, y entonces se hace necesario tener el valor de derribarlas y reportar el edificio a la simplicidad y linealidad de sus orígenes. Esta fue la misión que recibió un día un hombre que estaba orando ante el crucifijo de San Damián: "Ve, Francisco, y repara mi Iglesia".
"¿Y quién es capaz de cumplir semejante tarea?", se preguntaba aterrorizado el Apóstol frente a la tarea sobrehumana de ser en el mundo "el perfume de Cristo", y he aquí su respuesta que vale también hoy: "no porque podamos atribuirnos algo que venga de nosotros mismos, ya que toda nuestra capacidad viene de Dios. Él nos ha capacitado para que seamos los ministros de una Nueva Alianza, que no reside en la letra, sino en el Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida”. (2 Cor 2, 16; 3, 5-6).
Que el Espíritu Santo, en este momento en cual se abre para la Iglesia un tiempo nuevo, pleno de esperanza, despierte en los hombres que están en la ventana la espera del mensaje, y en los mensajeros, la voluntad de hacerlo llegar a ellos, también al precio de la vida
P. Raniero Cantalamessa OFM Cap

jueves, 28 de marzo de 2013

El Papa Francisco lava los pies a doce presos menores: «Significa que estoy a su servicio… Me sale del corazón… Amo hacerlo porque es lo que el Señor me ha enseñado»

El Santo Padre ha celebrado la Misa de la Cena del Señor de Jueves Santo en una cárcel romana
“Ayudémonos los unos a los otros. esto es lo que Jesús nos enseña… Ahora realizaremos la ceremonia del Lavatorio de los Pies y debemos cada uno de nosotros pensar: ¿Estoy realmente dispuesto a ayudar a los otros? Solamente piénsenlo. Piensen que esta señal es la caricia de Cristo, porque Jesús vino a hacer esto, para servirnos, para ayudarnos”
28 de marzo de 2013.- (Camino Católico) El Papa Francisco ha oficiado en la cárcel romana de menores de Casal del Marmo la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo, durante la cual ha lavado los pies a doce jóvenes allí recluidos, entre ellos dos muchachas, una católica y otra musulmana, imitando lo hecho por Jesús con los doce apóstoles.
El pontífice ha asegurado que el lavatorio de los pies "es una caricia de Jesús". "Entre nosotros quienes está más alto debe estar al servicio de los otros y eso es lo que hago yo lavando los pies, un deber como obispo y como sacerdote", ha subrayado.
El Obispo de Roma ha lavado los pies arrodillado, después los ha secado y los ha besado. Durante el intercambio de la paz, ha besado a los doce jóvenes. También ha dado personalmente la comunión. Francisco ha dicho sentirse "feliz" entre los muchachos: "las cosas del corazón son así". Dirigiéndose directamente a ellos les dijo: "No dejaros robar la esperanza, siempre con la esperanza por delante, ¿entendido?".
Esta ha sido la primera vez que un Papa oficia la misa del Jueves Santo en una cárcel y no en la basílica de san Juan de Letrán, que es la catedral de Roma y la que le pertenece como obispo de la misma. El Papa Bergoglio ha preferido hacerlo en este reformatorio de menores, que ya visitó en 1980 Juan Pablo II y en 2007 Benedicto XVI, en el que se encuentran recluidos 46 jóvenes, de ellos 35 varones y once mujeres de entre 14 y 21 años. Los italianos son ocho y el resto extranjeros, en su mayoría norteafricanos y eslavos, así como un ecuatoriano. La misa la ofició en la capilla del reformatorio y como se trata de un reformatorio de menores, el Vaticano no transmitió por televisión el acto. El texto completo de la homilía del Papa Francisco es el siguiente: Leer más...

Papa Francisco en homilía de la Misa Crismal del Jueves Santo: «Salir a experimentar nuestra unción, en las «periferias» donde hay sufrimiento»

* “Esto os pido: sed pastores con «olor a oveja»”
* “Al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo; esta es una prueba clara. Cuando la gente nuestra anda ungida con óleo de alegría se le nota: por ejemplo, cuando sale de la Misa con cara de haber recibido una buena noticia”
28 de marzo de 2013.- (NSEtv / Camino Católico) El Papa Francisco ha presidido esta mañana en la Basílica de San Pedro su primera Misa Crismal de Jueves Santo. A los sacerdotes presentes, unos 1600, que en esta Eucaristía renuevan sus promesas sacerdotales, les ha pedido renovar el espíritu de santidad con el que fueron ungidos el día de su ordenación y compartir la“unción” que recibieron con todos los que están a su cargo, especialmente con los que “no tienen nada de nada”. En el vídeo puede visualizarse y escucharse la homilía del Papa Francisco traducida al castellano, cuyo texto completo es el siguiente: Leer más...

El cardenal cubano Ortega revela palabras de Bergoglio en el pre cónclave, que pudieron ser decisivas para su elección: ''La dulce y confortadora alegría de evangelizar''

El hoy Pontífice le regaló al cardenal cubano, a petición de este, un manuscrito con una síntesis de su intervención oral, que es la hoja de ruta del nuevo Papa y el cual afirma que la Iglesia «está llamada a salir de sí misma e ir hacia las periferias»
28 de marzo de 2013.- (Camino Católico) Durante la homilía que pronunció en la Misa Crismal, primera que celebrara en Cuba tras varias semanas en Roma para despedir a Benedicto XVI y participar en el cónclave que eligió al Papa Francisco, el cardenal Jaime Ortega reveló las palabras del cardenal Jorge Mario Bergoglio en su intervención en la congregación general de cardenales previa al cónclave y que, más tarde, el hoy Papa Francisco entregara por escrito, de puño y letra, al arzobispo de La Habana.
Al referirse al momento de “novedad” que vive la Iglesia por la elección del nuevo sucesor de Pedro al frente de la Iglesia el cardenal Ortega dijo: “Permítanme que les haga conocer como primicia casi absoluta, el pensamiento del santo padre Francisco sobre esta misión de la Iglesia”, y añadió que lo hacía público con la autorización del propio Francisco. Ante los centenares de fieles que asistieron a la celebración en la catedral de La Habana en la mañana del sábado 23 de marzo explicó que durante una de las reuniones de los cardenales previas al cónclave, “el cardenal Bergoglio hizo una intervención que me pareció magistral, esclarecedora, comprometedora y cierta”.
A continuación leyó íntegramente el texto que le entregara el futuro Papa, donde se recogen en cuatro puntos el pensamiento que el cardenal Bergoglio deseaba compartir con sus hermanos cardenales y que expresa su visión personal sobre la Iglesia en el tiempo presente. El arzobispo de La Habana reveló también en su homilía que, por coincidir con ese pensamiento sobre la Iglesia, preguntó al cardenal Bergoglio tras su intervención si tenía un texto escrito, pues deseaba conservarlo, lo cual este negó.
Pero añadió que a la mañana siguiente, “con delicadeza extrema” le entregó el texto de la “intervención escrita de su puño y letra tal y como él la recordaba”. Entonces, por primera vez, el cardenal Ortega pidió, y recibió, autorización del cardenal Bergoglio para difundir su pensamiento sobre la Iglesia. La segunda ocasión en que solicitó el permiso fue durante un encuentro posterior con el ya electo papa Francisco, quien ratificó su autorización para la difusión del texto, cuyo original guarda el cardenal Jaime Ortega como un tesoro especial de la Iglesia y un recuerdo privilegiado del actual Sumo Pontífice. El texto completo del manuscrito es el siguiente: Leer más...

Ezequiel Martínez: «Cuando le llevé mi título secundario, el Papa Francisco me compró una casa»

A Ezequiel Martínez, la miseria en la que vivía él, su esposa Natalia y su familia le hizo abordar de imprevisto al entonces cardenal arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, en medio de la bonarense Plaza de Mayo. «Mi mujer me dijo que no me acercara, yo le hablé y le dije que le quería hacer una pregunta. Él me preguntó qué necesitaba». El cardenal citó a Ezequiel en el arzobispado y tras varias preguntas le desafió a sacarse el título de educación secundaria. Desde entonces el ahora Papa empezó a ayudarles económicamente y cuando Ezequiel se sacó el título, el cardenal le compró una casa. Lo explica en un testimonio a Telefenoticias de Argentina, que puede visualizarse en el vídeo, y en una entrevista más larga concedida a una emisora de radio, que puede escucharse en audio.

Escucha el audio del testimonio de Ezequiel Martinez
28 de marzo de 2013.- (José Calderero / Alfa y Omega / Camino Católico) Ezequiel Martínez no tenía casa y estaba desesperado por darle un mejor porvenir a su familia. Un día, en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, se encontró con el entonces cardenal Bergoglio. Ezequiel se acercó y le pidió ayuda. Leer más...

Palabra de Vida 28/3/2013: “Lavó los pies de los discípulos”/ Por P. Jesús Higueras

(13 TV/ Camino Católico) Espacio "Palabra de Vida" de 13 TV del 28 de marzo de 2013, Jueves Santo, Cena del Señor, Semana Santa, presentado por el padre Jesús Higueras, en el cual se comenta el evangelio del día.
Evangelio: San Juan Juan 13, 1-15
“Lavó los pies de los discípulos”
Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús que habla llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el extremo.
Estaban cenando, ya el diablo le había metido en la cabeza a Judas Iscariote, el de Simón, que lo entregara, y Jesús, sabiendo que el Padre habla puesto todo en sus manos, que venía de Dios y a Dios volvía, se levanta de la cena, se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y lavó los pies de los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.
Llegó a Simón Pedro, y éste le dijo:
- «Señor, ¿lavarme los pies tú a mi?»
Jesús le replicó:
- «Lo que yo hago tú no lo entiendes ahora, pero lo comprenderás más tarde. »
Pedro le dijo:
- «No me lavaras los pies jamás.»
Jesús le contestó:
- «Si no te lavo, no tienes nada que ver conmigo.»
Simón Pedro le dijo:
- «Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.»
Jesús le dijo:
- «Uno que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque todo él está limpio. También vosotros estáis limpios, aunque no todos.»
Porque sabía quién lo iba a entregar, por eso dijo: «No todos estáis limpios.»
Cuando acabó de lavarles los pies, tomó el manto, se lo puso otra vez y les dijo:
- «¿Comprendéis lo que he hecho con vosotros? Vosotros me llamáis "el Maestro" y "el Señor", y decís bien, porque lo soy. Pues si yo, el Maestro y el Señor, os he lavado los pies, también vosotros debéis lavaros los pies unos a otros; os he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis.»

miércoles, 27 de marzo de 2013

Papa Francisco en Audiencia General 27/3/2013: “Dios siempre piensa con misericordia”

Invita a «abrir las puertas del corazón, de la vida, de las parroquias y movimientos, saliendo al encuentro de los demás» para vivir la Semana Santa
27 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico) En la primera Audiencia General de su Pontificado, el Papa Francisco ha reflexionado sobre qué significa vivir la Semana Santa para nosotros, qué significa seguir a Jesús en su camino del Calvario hacia la Cruz y la Resurrección. Como en el Domingo de Ramos, el Obispo de Roma, ha puesto de relieve la necesidad de salir de nosotros mismos, para ir a las periferias de la existencia, hacia nuestros hermanos y hermanas, hacia los más necesitados de consuelo y ayuda.
Alguno puede decir: "no tengo tiempo y soy pecador". Y me conformo con un gesto de caridad y una misa dominical distraída, pero "no tenemos el coraje de salir de nosotros mismos". "Dios piensa siempre con misericordia. Dios es el padre que espera la vuelta del hijo y le va a su encuentro. Este es nuestro Padre misericordioso. Dios piensa como el samaritano...nunca mira para otro lado...Socorre siempre, sin preguntar nada...si era pagano, samaritano, rico, pobre...no pregunta nada...solo ayuda!”, ha dicho el Papa Francisco. En el vídeo se visualiza, traducido al castellano, el último fragmento de la catequesis que resume el mensaje del Pontífice. El texto completo de la catequesis del Papa es el siguiente: Leer más...

El Papa Francisco pide en Audiencia que “cesen los actos de violencia y los saqueos, y se encuentre cuanto antes una solución política a la crisis que restablezca la paz” en la República Centroafricana

27 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico) Cercanía del Papa Francisco y llamamiento por la paz en la República Centroafricana. El Obispo de Roma ha pronunciado estas palabras , en el marco de la Audiencia General antes del Padre Nuestro y la bendición final, exhortando a que cese la violencia y se alcance cuanto antes una solución política en este querido país. Las palabras del Papa Francisco se visualizan en el vídeo. El Pontífice ha dicho:
“Sigo con atención lo que está ocurriendo en estas horas en la República Centroafricana y deseo asegurar mi oración por todos aquellos que sufren, de manera particular por los familiares de las víctimas, los heridos y las personas que han perdido la propia casa y que se han visto obligadas a escapar. Hago un llamamiento para que cesen inmediatamente los actos de violencia y los saqueos, y se encuentre cuanto antes una solución política a la crisis que restablezca la paz y la concordia en aquel querido país, desde hace tanto tiempo marcado por conflictos y divisiones”.

Roque Santa Cruz, delantero del Málaga, «carga las pilas» en la adoración al Santísimo, participa activamente en la parroquia y enseña la Biblia a sus hijos

27 de marzo de 2013.- (Javier Lozano / Religión en Libertad / Calvariomarbella.com /Camino Católico) Roque Santa Cruz es uno de los delanteros referentes del fútbol europeo y estrella de su país, Paraguay. Este futbolista de 31 años ha pasado por algunos de los equipos más importantes y ha conseguido numerosos títulos. Tras su llegada a Europa jugó durante siete años en el Bayern de Múnich. Más tarde fichó por el Blackburn Rovers inglés y de ahí pasó al Manchester City. El año pasado jugó en el Betis y esta temporada está prestando sus servicios en el Málaga.
Mucho se conocen las aptitudes de este futbolista pero no otras facetas en las que destaca y de las que está totalmente enamorado: su familia y Dios. En un mundo tan mediático, en el que se mueve tanto dinero y en el que generalmente Dios aparece totalmente apartado el caso de Roque Santa Cruz es una excepción, agradable y ejemplar para compañeros y para los jóvenes que siguen este deporte.
El futbolista y su familia apenas llevan unos meses en Málaga, concretamente en Marbella, pero esto no ha sido impedimento para que se hayan integrado a la perfección en la parroquia del Santo Cristo del Calvario de la localidad malagueña. A ella acuden varias veces por semana. Y la televisión parroquial es la que coincidiendo con las fiestas de Navidad ofreció el testimonio de fe de Roque Santa Cruz, que se visualiza y escucha en el vídeo. Leer más...

Ser sembradores de esperanza amando como Dios nos ama / Por Arturo López

Meditación en vídeo grabada en directo
27 de marzo de 2013.- (Camino Católico) La meditación la realiza Arturo López Martos, laico casado y padre de dos hijos, miembro de la Comunidad Familia, Evangelio y Vida. En esta décima charla sobre las virtudes se profundiza en la virtud teologal de la esperanza. La mejor forma de acrecentar en nosotros la esperanza es hacernos como niños  y dependiendo y confiar en Dios. Sólo dejándonos amar por el Señor podremos crecer en esperanza. Así podremos  responder a la llamada de ser sembradores de esperanza amando a los demás como Dios nos ama. Arturo López también participa de las reuniones de plegaria del grupo de oración Familia, Evangelio y Vida de la Parroquia de la Inmaculada Concepción de Vilanova i la Geltrú, Barcelona, España, donde ha sido grabada en directo esta enseñanza, el lunes 18 de marzo de 2013.
Si no se carga el vídeo pincha AQUÍ

Confesarse, pedir perdón a Dios, para vivir una nueva vida / Por P. Javier Alonso

27 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico) Homilía del padre Javier Alonso en la eucaristía del 27 de marzo de 2013, Miércoles Santo, Semana Santa, ofrecida por 13 TV, en la cual reflexiona sobre la condición humana, a partir de la traición de Judas.  Confesarse, pedir perdón a Dios, es la forma de humildad de reconocer nuestras negaciones y traiciones ante el Señor, quien nos hace vivir una nueva vida al arrepentirnos. 

Hacer actos de generosidad con Dios y con los demás / Por P. Javier Alonso

27 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico) Homilía del padre Javier Alonso en la eucaristía del 25 de marzo de 2013, Lunes Santo, Semana Santa, ofrecida por 13 TV, en la cual reflexiona sobre que lo más divino que hay en nuestro corazón es la generosidad. Debiéramos proponernos hacer actos de generosidad con Dios y con los demás. 

martes, 26 de marzo de 2013

Palabra de Vida 26/3/2013: “Uno de vosotros me va a entregar...” / Por P. Jesús Higueras

(13 TV/ Camino Católico) Espacio "Palabra de Vida" de 13 TV del 26 de marzo de 2013, Martes Santo, Semana Santa, presentado por el padre Jesús Higueras, en el cual se comenta el evangelio del día.
Evangelio: San Juan 13, 21-33. 36-38

     “Uno de vosotros me va a entregar...”

En aquel tiempo, Jesús, profundamente conmovido, dijo:
- «Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía.
Uno de ellos, el que Jesús tanto amaba, estaba reclinado a la mesa junto a su pecho. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía. Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó:
- «Señor, ¿quién es?»
Le contestó Jesús:
- «Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado.»
Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote.
Detrás del pan, entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo:
- «Lo que tienes que hacer hazlo en seguida.»
Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres.
Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche. Cuando salió, dijo Jesús:
- «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judíos os lo digo ahora a vosotros: "Donde yo voy, vosotros no podéis ir"»
Simón Pedro le dijo:
- «Señor, ¿a dónde vas?»
Jesús le respondió:
- «Adonde yo voy no me puedes acompañar ahora, me acompañarás más tarde.»
Pedro replicó:
- «Señor, ¿por qué no puedo acompañarte ahora? Daré mi vida por ti.»
Jesús le contestó:
- «¿Con que darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces.»

lunes, 25 de marzo de 2013

Palabra de Vida 25/3/2013: “Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura” / Por P. Jesús Higueras

(13 TV/ Camino Católico) Espacio "Palabra de Vida" de 13 TV del 25 de marzo de 2013, Lunes Santo, Semana Santa, presentado por el padre Jesús Higueras, en el cual se comenta el evangelio del día.
Evangelio: San Lucas 22,14-23,56
“Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura”
Seis días antes de la Pascua, fue Jesús a Betania, donde vivía Lázaro, a quien había resucitado de entre los muertos. Allí le ofrecieron una cena; Marta servía, y Lázaro era uno de los que estaban con él a la mesa.
María tomó una libra de perfume de nardo, auténtico y costoso, le ungió a Jesús los pies y se los enjugó con su cabellera. Y la casa se llenó de la fragancia del perfume.
Judas Iscariote, uno de sus discípulos, el que lo iba a entregar, dice:
«¿Por qué no se ha vendido este perfume por trescientos denarios para dárselos a los pobres? .»
Esto lo dijo, no porque le importasen los pobres, sino porque era un ladrón; y como tenía la bolsa llevaba lo que iban echando.
Jesús dijo:
- «Déjala; lo tenía guardado para el día de mi sepultura; porque a los pobres los tenéis siempre con vosotros, pero a mí no siempre me tenéis.»
Una muchedumbre de judíos se enteró de que estaba allí y fueron, no sólo por Jesús, sino también para ver a Lázaro, al que había resucitado de entre los muertos.
Los sumos sacerdotes decidieron matar también a Lázaro, porque muchos judíos, por su causa, se les iban y creían en Jesús.

domingo, 24 de marzo de 2013

Papa Francisco en homilía de la Misa del Domingo de Ramos: «¡Por favor no se dejen robar la esperanza que nos da Jesús!»

* “¿Por qué la Cruz? Porque Jesús toma sobre sí el mal, la suciedad, el pecado del mundo, también el nuestro, y lo lava, lo lava con su sangre, con la misericordia, con el amor de Dios”
* “La Cruz de Cristo, abrazada con amor, nunca conduce a la tristeza, sino a la alegría, a la alegría de ser salvados”
24 de marzo de 2013.- (13 TV/ Camino Católico) «¡Por favor no se dejen robar la esperanza que nos da Jesús!», ha alentado el Papa Francisco. «Esta asamblea litúrgica es preludio de la Pascua del Señor, a la que nos estamos preparando con la penitencia y las obras de caridad, desde el comienzo de Cuaresma», ha dicho hoy al comenzar la celebración del Domingo de Ramos, recordando que «Jesús entra a Jerusalén para dar cumplimiento al misterio de su muerte y resurrección».
Tres temas estuvieron en el centro de la homilía del Papa: alegría - «un cristiano no puede ser jamás un ser triste: la alegría nace de haber encontrado a Jesús –, cruz - «es con la cruz que Dios ha vencido el mal», jóvenes - «desde hace 28 años el Domingo de Ramos es la Jornada de la Juventud. Ustedes jóvenes tienen una parte importante en la celebración de la fe». En sus intensas palabras, el Papa ha invitado también a acompañar «con fe y devoción a nuestro Salvador en su entrada a la ciudad santa, pidiendo la gracia de seguirlo hasta la cruz, para ser partícipes de su resurrección». En el vídeo se visualiza y escucha la homilíadel Pontífice traducida al castellano, cuyo texto completo es el siguiente: Leer más...

Papa Francisco en Ángelus del Domingo de Ramos: "En julio a Río, preparad espiritualmente el corazón para la Jornada Mundial de la Juventud"

24 de marzo de 2013.-(13 TV/ Camino Católico) El Papa Francisco ha reiterado hoy durante el ángelus la invitación a todos los jóvenes del mundo a viajar a Río de Janeiro para la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en julio próximo. "En julio a Río, preparad espiritualmente el corazón para la Jornada Mundial de la Juventud", ha dicho el Pontífice en español, italiano, alemán, inglés, polaco y francés durante el rezo del Ángelus, tras la misa del Domingo de Ramos, oficiada en la plaza de San Pedro. "Os encomiendo a María, ante todo a vosotros, queridos jóvenes, y vuestro itinerario hacia Río de Janeiro. Buen camino a todos", ha añadido en español. En el vídeo se visualizan y escuchan las palabras del Santo padre y el rezo del Ángelus. Leer más...

Palabra de Vida 24/3/2013: Pasión de Nuestro Señor Jesucristo / Por P. Jesús Higueras

(13 TV/ Camino Católico) Espacio "Palabra de Vida" de 13 TV del 24 de marzo de 2013, Domingo de Ramos, Semana Santa, presentado por el padre Jesús Higueras, en el cual se comenta el evangelio del día.
Evangelio: San Lucas 22,14-23,56
Pasión de Nuestro Señor Jesucristo
+ - «He deseado enormemente comer esta comida pascual con vosotros, antes de padecer, porque os digo que ya no la volveré a comer, hasta que se cumpla en el reino de Dios.» Leer más...

Comentario del Evangelio del Domingo: Todos, con nuestros pecados, llevamos a Cristo a la Cruz / Por Raniero Cantalamessa Ofmcap.

Una mirada de historiadores a la Pasión de Cristo: Domingo de Ramos
Isaías 50, 4-7; Filipenses 2, 6-11; Lucas 22, 14-23,56

Interioriza el Evangelio del domingo en vídeo

24 de marzo de 2013.- En el Evangelio del domingo de Ramos escuchamos por completo el relato de la Pasión según San Lucas. Nos planteamos la cuestión crucial, para responder a la cual fueron escritos los Evangelios: ¿por qué un hombre así acabó en la cruz? ¿Cuál es el motivo y quiénes los responsables de la muerte de Jesús?
Según una teoría que empezó a circular después de la tragedia de la Shoa de los judíos, la responsabilidad de la muerte de Cristo recae principalmente, es más, tal vez exclusivamente, en Pilato y la autoridad romana, cosa que indica que su motivación es más de orden político que religioso. Los Evangelios han excusado a Pilato y acusado de ella a los jefes del judaísmo para tranquilizar a las autoridades romanas y tenerlas como amigas. Leer más...

sábado, 23 de marzo de 2013

El Papa Francisco se funde en un abrazo con Benedicto XVI, oran juntos de rodillas, se reúnen durante 45 minutos y almuerzan: «Somos hermanos»

23 de marzo de 2013.- ( Camino Católico) Benedicto XVI ha esperado este mediodía a pie de pista a su sucesor, el Papa Francisco a su llegada al palacio de Castel Gandolfo, donde han compartirán el almuerzo. El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, ha explicado que posteriormente ambos han sido llevados en coche desde el helipuerto hasta el palacio, donde han orado juntos durante un rato.



Benedicto XVI ha cedido el puesto de honor a Francisco y este lo ha rechazado diciéndole: "somos hermanos", tras lo cual los dos juntos han rezado de rodillas en el mismo banco. Posteriormente, han conversado durante 45 minutos en la biblioteca. Leer más...