Elige tu idioma

Bienvenido a Escuchar y a Dar

Este blog, no pretende ser un diario de sus autores. Deseamos que sea algo vivo y comunitario. Queremos mostrar cómo Dios alimenta y hace crecer su Reino en todo el mundo.

Aquí encontrarás textos de todo tipo de sensibilidades y movimientos de la Iglesia Católica. Tampoco estamos cerrados a compartir la creencia en el Dios único Creador de forma ecuménica. Más que debatir y polemizar queremos Escuchar la voluntad de Dios y Dar a los demás, sabiendo que todos formamos un sólo cuerpo.

La evangelización debe estar centrada en impulsar a las personas a tener una experiencia real del Amor de Dios. Por eso pedimos a cualquiera que visite esta página haga propuestas de textos, testimonios, actos, webs, blogs... Mientras todo esté hecho en el respeto del Amor del Evangelio y la comunión que siempre suscita el Espíritu Santo, todo será públicado. Podéís usar los comentarios pero para aparecer como texto central enviad vuestras propuestas al correo electrónico:

escucharlavoz@yahoo.es

Oremos todos para que la sabiduría de Jesús Resucitado presida estas páginas y nos bendiga abundamente.

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor
Haz clic sobre la imagen para verla

jueves, 12 de abril de 2018

Rose Duncan, violada a los 15 años por la pareja de su madre se negó a abortar: «Mi hijo ha sido mi salvación. Quedar embarazada es lo que realmente me acercó a Dios»

* «No me malinterpreten: estaba destrozada, porque sabía que criar a este niño sería un camino largo y desgarrador. Con la presión de abortar no sólo de la familia, sino también de amigos, recuerdo haberme sentado afuera en el patio trasero y, por primera vez en mi vida, escuché que Dios realmente me hablaba. Me dijo que debía criar a este niño, y no preocuparse, porque Él se encargaría de todo. A partir de ese momento, tuve una determinación férrea cuando se trataba de mi embarazo y mi bebé. Le decía a cualquiera que dudaba, que todo lo podía en Cristo que  me fortalecía. Ni siquiera sabía exactamente qué  significaba en ese momento, pero sabía en mi espíritu que era cierto. Como siempre,  Dios proveyó. Fui tan afortunada de tener  tanto apoyo y amor para mí y para mi niño»

No hay comentarios:

Publicar un comentario