Elige tu idioma

Bienvenido a Escuchar y a Dar

Este blog, no pretende ser un diario de sus autores. Deseamos que sea algo vivo y comunitario. Queremos mostrar cómo Dios alimenta y hace crecer su Reino en todo el mundo.

Aquí encontrarás textos de todo tipo de sensibilidades y movimientos de la Iglesia Católica. Tampoco estamos cerrados a compartir la creencia en el Dios único Creador de forma ecuménica. Más que debatir y polemizar queremos Escuchar la voluntad de Dios y Dar a los demás, sabiendo que todos formamos un sólo cuerpo.

La evangelización debe estar centrada en impulsar a las personas a tener una experiencia real del Amor de Dios. Por eso pedimos a cualquiera que visite esta página haga propuestas de textos, testimonios, actos, webs, blogs... Mientras todo esté hecho en el respeto del Amor del Evangelio y la comunión que siempre suscita el Espíritu Santo, todo será públicado. Podéís usar los comentarios pero para aparecer como texto central enviad vuestras propuestas al correo electrónico:

escucharlavoz@yahoo.es

Oremos todos para que la sabiduría de Jesús Resucitado presida estas páginas y nos bendiga abundamente.

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor
Haz clic sobre la imagen para verla

jueves, 16 de febrero de 2017

Diana Valeria Contreras, violada a los 15 años, sus dos hijos murieron antes de nacer y sintió que Dios quería que ayudara a otras mujeres

«Cuando murió Gabriel, le dije a Dios: “¿Por qué permites estas cosas?". Y un día me arrodillé y le dije: "Dame una explicación para entender esto porque me estás quitando las ganas de seguir en este mundo”. Hasta que un día llegó una mamá pidiéndome ayuda y ahí entendí que todo absolutamente todo tenía un propósito y le entregué a Dios mi dolor. Empecé a ir a la iglesia y a leer la Biblia.  Le dije a Dios: "Bueno, no puedes devolverme a mis hijos ni mi virginidad ni la juventud que perdí pero puedes aconsejarme para ayudar a otros". Empecé  a perdonar. Primero, a mí misma por haberme despreciado. Y después  a todas las personas que me habían  hecho daño: a los médicos, enfermeras... También a mi violador. Me costó mucho. Pero con el perdón  alcancé  la paz»

No hay comentarios:

Publicar un comentario