Elige tu idioma

Bienvenido a Escuchar y a Dar

Este blog, no pretende ser un diario de sus autores. Deseamos que sea algo vivo y comunitario. Queremos mostrar cómo Dios alimenta y hace crecer su Reino en todo el mundo.

Aquí encontrarás textos de todo tipo de sensibilidades y movimientos de la Iglesia Católica. Tampoco estamos cerrados a compartir la creencia en el Dios único Creador de forma ecuménica. Más que debatir y polemizar queremos Escuchar la voluntad de Dios y Dar a los demás, sabiendo que todos formamos un sólo cuerpo.

La evangelización debe estar centrada en impulsar a las personas a tener una experiencia real del Amor de Dios. Por eso pedimos a cualquiera que visite esta página haga propuestas de textos, testimonios, actos, webs, blogs... Mientras todo esté hecho en el respeto del Amor del Evangelio y la comunión que siempre suscita el Espíritu Santo, todo será públicado. Podéís usar los comentarios pero para aparecer como texto central enviad vuestras propuestas al correo electrónico:

escucharlavoz@yahoo.es

Oremos todos para que la sabiduría de Jesús Resucitado presida estas páginas y nos bendiga abundamente.

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor

Nueva página web de Escuchar la Voz del Señor
Haz clic sobre la imagen para verla

martes, 23 de mayo de 2017

Nicoletta Falzoni, gerente comercial de una multinacional, decidió en Medjugorje abandonarlo todo para ser monja

"Creo que puedo definir mi llamada como una vocación relámpago. Transcurrió sólo un año desde mi primera peregrinación a Medjugorje en agosto de 2011 hasta mi petición de entrada al monasterio; en todo ese tiempo viviendo el creciente deseo de la oración, de comunión con María y Jesús...  Al enfrentar la llamada de Dios se experimenta cierto temor al sentir que no eres digna… ¿Cómo podremos con todas nuestras limitaciones, nuestra debilidades, nuestras infidelidades, estar a la altura de la llamada y jugarnos por entero? Este ‘santo temor de Dios’, en quien se reconoce criatura frente al Autor de la vida, este sentirse pequeña, es el sentir que conoció la Virgen María y es precisamente a partir de esta humildad que sentimos la necesidad de pedir ayuda al Señor, como un niño que pide auxilio al padre"

No hay comentarios:

Publicar un comentario